Archivo de Público
Jueves, 8 de Abril de 2010

La primavera llega al Festival de Otoño

Peter Brook, Rodrigo García y la Compañía del Schaubühne destacan en una programación que reúne 32 espectáculo

PAULA CORROTO ·08/04/2010 - 08:25h

PAULA CORROTO - Muerte y reencarnación en un cowboy, de Rodrigo García, se verá en el Matadero.

El Festival de Otoño será a partir de este año en mayo y junio. Eso sí, mantiene el mismo apelativo. La única diferencia es que se le añade el apellido En primavera. "Es una creatividad semántica", según lo definió ayer la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, durante la presentación del programa.

Por lo demás, no hay cambios con respecto a la última edición, celebrada el pasado mes de noviembre. Del 12 de mayo al 6 de junio se representarán 32 espectáculos (19 de teatro, 7 de danza, 3 de circo y 3 de música). Entre ellos, los de figuras europeas como Peter Brook, Fiona Shaw, Rodrigo García y las compañías Cheek By Jowl (MacBeth) y la Schaubühne de Berlín, que traerá Trust, una obra sobre la crisis. Habrá un estreno absoluto (Susana en el agua y con la boca abierta, de Fernanda Orazi), 14 estrenos en España y 15 en Madrid.

Del 12 de mayo al 6 de junio se representarán 32 espectáculos

"Nos gustaría haber tenido más tiempo para prepararlo, ya que lo hemos hecho todo en seis meses. Mientras estábamos con la edición pasada, ya andábamos organizando esta", explicó el director del festival Ariel Goldenberg. En cuanto al presupuesto, esta edición ha contado con 2.750.000 euros, 250.000 más que en la anterior.

Polémico cambio

A partir de este año se abren nuevos interrogantes para un festival que, tras 26 ediciones, se ha convertido en un clásico del teatro contemporáneo en el otoño madrileño. "Ahora tendremos que ver cómo responde el público. Quizá vuelva a existir un Festival de Otoño en otoño. Dentro de dos años hay elecciones", ironizó Goldenberg. El asunto del cambio de fechas fue protagonista durante la presentación. La presidenta Esperanza Aguirre lo justificó aludiendo a "las quejas que han hecho los empresarios del teatro privado, que decían que el festival les hacía competencia desleal en noviembre". A esta interlocución se sumó casualmente la del productor Juan José Seoane quien, a título particular, certificó a Aguirre: "Sí, los empresarios hemos pedido esos cambios. Si es en mayo cuando los espectadores del teatro bajan, lo lógico es que se potencie en estas fechas". La decisión del cambio ya fue anunciada por el ex consejero de Cultura, Santiago Fisas, hace dos años.

Públicos diferentes

Sin embargo, no es la primera vez que los espectadores tienen que acomodarse a una nueva estación. En 1993 fue a la inversa. El Festival Internacional de Madrid, sustentado por el Ministerio de Cultura, la Comunidad y el Ayuntamiento madrileños, y en el que se programaba a autores como Ingmar Bergman y Peter Stein cada primavera, dejó de celebrarse. Su impulso lo retomó el ahora extinto Festival de Otoño. "Yo sé lo que son esos cambios porque ese festival lo dirigía yo. Ahora habrá que ver...", insistió Goldenberg.

El director de la sala Pradillo, Juan Muñoz, no quiso pillarse los dedos. Según manifestó a Público, "lo importante es que se generen proyectos, aunque yo creo que el teatro privado va por un lado y el público, por otro. Y los espectadores son diferentes. El problema es que la apertura de los Teatros del Canal lo trastocó todo". De momento, el Festival Madrid en Danza también cambia y pasa de abril a otoño.