Archivo de Público
Miércoles, 7 de Abril de 2010

La fiscalía pide otros 12 años de cárcel para Otegi

Lo acusa de ser dirigente de ETA en Batasuna

GUILLERMO MALAINA ·07/04/2010 - 16:01h

La Fiscalía acusa a Otegi de pertenencia a ETA.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional pide 12 años de prisión para Arnaldo Otegi, Rufi Etxeberria y Joseba Permach por presunta "pertenencia" a ETA en grado de dirigentes, en el escrito de acusación dentro del caso Batasuna, el más importante que queda pendiente contra esta formación ilegalizada. Sentará en el banquillo a un total de 40 personas.

El fiscal de la Audiencia Nacional presentó ayer su escrito de acusación por este sumario (35/02), abierto hace ya ocho años por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón para investigar la supuesta financiación de ETA a través de las herriko tabernas (locales de la izquierda abertzale). La petición del ministerio público llega ahora, dos años después de que el propio juez concluyera la fase de instrucción, y solicita las penas más altas para Otegi y Etxeberria, dos de los dirigentes que, precisamente, han abanderado la apuesta por las vías políticas en exclusiva en el recién concluido debate de la izquierda abertzale.

Históricos entre los acusados

Aparte de Otegi, Etxeberria y Permach, el fiscal pide diez años de cárcel por "pertenencía a organización terrorista" para 20 militantes, como Karmelo Landa, Juan Kruz Aldasoro, Joseba Álvarez, José Luis Elkoro, Floren Aoiz y Santi Kiroga. Solicita, finalmente, penas de ocho años para otras 17 personas por un presunto delito de "colaboración" con ETA.

El ministerio público atribuye a todos los acusados un papel como garantes del "control de ETA sobre Herri Batasuna/Euskal Herritarrok/Batasuna, desarrollando en el entramado institucional las directrices de apoyo operativo y logístico". No obstante, justifica la mayor petición de penas de cárcel para Otegi, Etxeberria y Permach por "su liderazgo y por las funciones de coordinación del frente institucional que tenían asignadas". Otegi, condenado en marzo a dos años de cárcel por participar en el homenaje a un preso de ETA, es el único de los 40 acusados por el fiscal que permanece en prisión, desde su detención el pasado mes de octubre, bajo otra acusación: constituir una estructura, Bateragune, a las órdenes de la banda. Su detención, junto al ex secretario general de LAB, Rafa Díez Usabiaga, y otros tres miembros de la izquierda abertzale, fue interpretada en su seno como un intento del Gobierno por interferir en su debate.

Ahora, con el viejo sumario 35/02, se reabre otro frente para Batasuna. En su escrito, el fiscal ahonda en la acusación de que la izquierda abertzale y ETA son lo mismo. Sobre las herriko tabernas, dice que su "apariencia disociada obedece a una estrategia de ocultación del sistema de financiación de ETA".