Archivo de Público
Miércoles, 7 de Abril de 2010

Dos camisetas, muchos escudos

El sentimiento culé está más arraigado en la plantilla del Barça que la pasión madridista en el vestuario blanco

ÁNGEL LUIS MENÉNDEZ ·07/04/2010 - 08:15h

Guti besa el escudo e Iniesta celebra un gol. - AFP

Forofos, diplomáticos, ajenos, conversos... Los sentimientos que anidan en los vestuarios de Madrid y Barça son inclasificables. Infinitos. Eso sí, los jugadores cuyo corazón late en azulgrana ganan por goleada a los madridistas con pedigrí. Con matices, el origen canterano avala a Valdés, Puyol, Piqué, Xavi, Busquets, Bojan, Iniesta y Messi, pero todos tienen un pasado.

Si hubiera que otorgar grados de barcelonismo, Piqué ocuparía el primer lugar. Nieto de Amador Bernabéu, directivo azulgrana durante 23 años, mamó el amor por los colores. Y sin embargo, con 17 años, se fue al Manchester United por la puerta de atrás. Cuatro después, regresó. Valdés ingresó en el club con diez años, pero ya vestía de azulgrana antes en la peña Cinc Copes.

"Yo era del Madrid a todo poder", reconoce Iniesta en un vídeo

Xavi, Busquets, Bojan y Puyol comparten historia. Los cuatro recalan en La Masia procedentes de sus respectivos pueblos: Terrasa, Badia del Vallés, Liñola y La Pobla de Segur, respectivamente. Puyol y Bojan mantienen fuertes lazos con los clubes donde empezaron. Un hermano del central juega en el La Pobla y el padre del delantero es el responsable de las categorías inferiores del Bellpuig.

Messi e Iniesta son culés conversos. El argentino y su familia siempre han sido hinchas del Newells, uno de los clubes de su ciudad, Rosario. El manchego, con la inocente honradez de los 12 años, desnuda en dos vídeos sus sentimientos. "Primero soy del Albacete, luego del Madrid y otros", dice en uno. "Yo era del Madrid a todo poder", reconoce en otro cuando ya vivía en La Masia.

Raúl y Arbeloa, atléticos

Guti jugó en la peña azulgrana de Torrejón y luce el 14 por Cruyff

Raúl también reconvirtió su sentimiento. Atlético de cuna y de oficio hasta que Jesús Gil, ex presidente colchonero, eliminó las categorías inferiores, el capitán es estandarte del madridismo. Arbeloa es otro canterano blanco cuyo corazón está pintado de rayas rojas. En el Zaragoza acudía a la piscina con una toalla del Atlético y ahora vive pendiente de la actualidad del club vecino.

Más chocante es lo de Guti. El segundo capitán tiene pasado azulgrana. Y además se descubrió cuando en 2006 el centrocampista del Madrid se confesó "decepcionado" porque el Barça había ganado la Liga de Campeones. Las declaraciones molestaron a los miembros de la peña azulgrana de Torrejón de Ardoz, municipio natal de Guti, que desvelaron la pasión juvenil culé del futbolista, inculcada por su padre. De hecho, luce el 14 en honor a uno de sus ídolos, Johan Cruyff.

Los madridistas más puros son Casillas y Granero. El portero alimenta su sentimiento merengue en piques sanos con su hermano Unai, culé declarado.

Sergio Ramos era sevillista y muy del Boca argentino, como Gago; Xabi Alonso siempre ha sentido a la Real Sociedad; Albiol, valencianista acérrimo; Marcelo, del Fluminense, su club de origen; Kaká, del Sao Paulo; e Higuaín, tan fan de River que en 2008, siendo ya jugador blanco y de vacaciones en Buenos Aires, dio la vuelta de honor con sus ex compañeros que, dirigidos por Simeone, ganaron el Clausura.

Cristiano ha pasado por varios clubes, pero es madridista por parte de madre empeñada desde siempre en que vistiera de blanco y, sobre todo, siempre tendrá un recuerdo especial para el Andorinha, el modesto club de la isla de Madeira en el que empezó a jugar de la mano de su fallecido padre, que ejercía allí de utillero.

Algo parecido le ocurre a Ibrahimovic sueco de padre bosnio y madre croata con el FBK Balkan, club de Malmoe (Suecia), donde, debido a su origen balcánico, empezó a jugar y despuntó como goleador.