Archivo de Público
Miércoles, 7 de Abril de 2010

Póker rumbo al Bernabéu

"Nos vamos a Madrid", gritó la grada

RUT VILAR ·07/04/2010 - 01:00h

Rendida a los pies de Messi y tras marcar el tercer gol el argentino, la hinchada azulgrana, que ayer llenó el Camp Nou, volvió a gritar aquello de: "Sí, sí, sí, nos vamos a Madrid". El culé hace ya un tiempo que se ve en la final del Bernabéu, a pesar de la prudencia que siguen mostrado Guardiola y sus jugadores.

Si le quedaba alguna duda, la afición del Barcelona confirmó anoche con algarabía que su equipo cuenta en sus filas con el mejor jugador del mundo. Capaz de marcar un hat-trick en sólo 20 minutos. De hacer explotar de júbilo a sus compañeros en el banquillo. De, apuntando con los dedos hacia el cielo, homenajear tras cada uno de sus tantos a su abuela Celia, que vencida por la insistencia de su nieto más pequeño, tantas veces lo llevó a jugar al balón a los potreros de su Rosario natal.

La Pulga un apodo que cada vez parece más ridículo al lado de la grandeza del fútbol del argentino suma ya 39 goles en lo que va de temporada. Con los tres de anoche, además, superó a Stoichkov, ayer en el palco, en la lista de los máximos goleadores de la historia del club. Y es el pichichi de la Champions actual con 8 goles, uno más que Cristiano.

Con sólo 22 años, Messi, con 25 tantos en la máxima competición europea con la camiseta del Barça también sobrepasó la marca de Rivaldo, que hasta ayer encabezaba ese ranking con 23 tantos.

Por todo ello, los 93.330 espectadores presentes anoche en el estadio azulgrana, que registró la tercera mejor entrada del año sólo superada por las visitas de Madrid e Inter, ya corearon el nombre de Messi cuando el equipo se marchaba a la caseta en la media parte. Luego, los aplausos fueron para Iniesta, que volvía tras su lesión. Y de nuevo para Messi, que se quedó el balón tras marcar cuatro goles. Un póker.

En la grada, varios ex jugadores del Barça como Gabri y Oleguer, que se acercaron al estadio con compañeros del Ajax, no quisieron perderse el encuentro. Tampoco Van Bronckhorst, que lo siguió desde el palco junto a Piqué, Puyol e Ibrahimovic, También en la zona noble del estadio, codo con codo, estuvieron el seleccionador español, Vicente del Bosque, y el francés, Raymond Domenech. Todos deslumbrados por el brillo de Messi.

Noticias Relacionadas