Archivo de Público
Miércoles, 7 de Abril de 2010

Zapatero impulsa ahora el pacto para la reforma laboral

El presidente se reunió ayer en La Moncloa con los secretarios generales de UGT y CCOO

GONZALO LÓPEZ ALBA ·07/04/2010 - 08:00h

Zapatero, con el ministro de Trabajo y los secretarios generales de UGT y CCOO, durante la reunión del Diálogo Social de febrero. - marta JARA

El día era especialmente propicio para la cita. Una de esas que no son estrictamente secretas, pero tampoco se quiere que trasciendan. Con todo el foco puesto en el sumario Gürtel y después de que hubiera presentado por la mañana el plan para impulsar el vehículo eléctrico, cabía pensar que el presidente del Gobierno dedicaría la tarde de ayer a sestear. Pero hace ya algún tiempo, antes de las vacaciones de Semana Santa, que José Luis Rodríguez Zapatero abandonó la unidad del sueño.

La rapidez que desde distintos ámbitos se reclama al Gobierno en las reformas económicas es la que Zapatero querría ver en la marcha del diálogo entre los interlocutores sociales, foro al que ha remitido el acuerdo para introducir algunos cambios en el mercado de trabajo y adoptar medidas de choque contra el paro juvenil. De ello habló en persona con los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, con los que se reunió durante la tarde ayer en La Moncloa, según pudo confirmar Público.

El presidente trató con Urkullu el apoyo del PNV al decreto de Zurbano

Los interlocutores consultados enmarcaron la reunión en "los contactos habituales" que el presidente mantiene con los líderes sindicales y rechazaron que la convocatoria tuviera por objeto dinamizar o reactivar el proceso. Pero Zapatero ya expresó a mediados de marzo su deseo de que la negociación avanzara con más rapidez. No fue una declaración al aire porque la hizo durante una reunión celebrada en Sevilla con el Consejo Económico y Social de Andalucía.Respondía a Santiago Herrero, el negociador de la CEOE, que le acababa de pedir más velocidad en las reformas económicas.

Al contrario que en el proceso de Zurbano, que una vez lanzado ha dejado en manos de la vicepresidenta económica, Zapatero siempre ha estado muy directamente encima del Diálogo Social. El presidente juzgó lógico separar también en el tiempo este diálogo de aquel proceso, orientado a pactar con las fuerzas parlamentarias medidas urgentes, pero puso como tope razonable el mes de abril, que ya ha echado a correr. Para la semana próxima tiene previsto el Gobierno presentar a sindicatos y empresarios un documento con los puntos susceptibles de acuerdo.

La "auténtica foto" del pacto

Salgado estudia ampliar los beneficiarios de incentivos fiscales

En la lógica gubernamental, el proceso de Zurbano está ya prácticamente acabado en la fase actual se quiere mantener abierto para abordar reformas estructurales. La vicepresidenta económica, Elena Salgado, apurará hasta el jueves todas las posibilidades de cumplir la directriz presidencial de buscar "el máximo acuerdo con el máximo número de grupos", pero las posiciones políticas parecen ya muy definidas y sitúan fuera de un acuerdo general al PP y a IU. Aun así, desde el Ejecutivo se insiste en que la "auténtica foto del acuerdo será la votación en el Congreso".

Para que los votos del Gobierno tengan el mayor acompañamiento posible, Zapatero ha hecho alguna gestión personal, en concreto la semana pasada con el presidente del PNV, Íñigo Urkullu, muy molesto con la forma en que se ha tramitado la llamada enmienda Florentino. Esta reforma, a juicio de los nacionalistas, es una amenaza para que Iberdrola siga teniendo su sede en Euskadi.

Salgado estudia aún la posibilidad de abrir la mano en el número de beneficiarios que, por su nivel de renta, podrán acogerse a las bonificaciones fiscales previstas para dinamizar la economía. También maneja la posibilidad de incorporar al decreto ley mecanismos adicionales para reforzar la liquidez del sistema financiero y singularmente de las cajas de ahorros.

El jueves, última ronda

Constatado el rechazo de los grupos de la oposición a dejarse fotografiar al lado del Gobierno, Salgado ha descartado la posibilidad de volver a realizar una convocatoria general para refrendarcon antelación el decreto ley que el viernes someterá a la aprobación del Consejo de Ministros. Pero, como viene ocurriendo en estos días, el mueves habrá una ronda última de conversaciones.

Fuentes gubernamentales aseguraron que ese día también se informará al portavoz económico del PP, Cristóbal Montoro, aunque aseguraron que Salgado todavía está a la espera "de su respuesta al primer documento".