Archivo de Público
Martes, 6 de Abril de 2010

Clemente llega para dos meses

Suárez ya tiene un acuerdo con Eusebio para la próxima temporada, sea en Primera o en Segunda

M. LEIS / S. DE LA FUENTE ·06/04/2010 - 17:05h

EFE - Javier Clemente en una imagen de archivo.

Javier Clemente será el entrenador del Valladolid por ocho partidos. Ni uno más porque el banquillo pucelano ya tiene dueño para la próxima temporada, sea en Primera o en Segunda. Se trata de Eusebio, actual entrenador del Celta. Carlos Suárez lo eligió hace meses para hacerse cargo del equipo. Este es uno de los motivos por los que el Valladolid ha recibido en las últimas horas la negativa de muchos entrenadores con los que contactó para que se hicieran cargo del equipo las ocho jornadas que quedan. Incluso muchos de los que se ofrecieron finalmente dijeron que no cuando se enteraron de que su trabajo tenía fecha de caducidad aún dejando al equipo en Primera. Bueno, todos no. Clemente ha aceptado trabajar dos meses.

Los primeros contactos del Valladolid con Eusebio se hicieron con Mendilibar aún vivo en el banquillo, por lo que Suárez tenía decidido que el vasco no seguiría. La elección de Eusebio no es nueva, ya que desde hace tiempo era el objetivo del presidente, pero la excelente temporada que realizó Mendilibar el año pasado abortó el cambio. Además, Eusebio ya había cogido al Celta a mitad de la temporada y quería empezar la misma con el equipo gallego. El acuerdo entre Eusebio y el Valladolid está cerrado desde hace tiempo y por eso el técnico le ha dado largas al Celta, por más que Torrecilla, director deportivo del equipo vigués, ha insistido públicamente en la intención del club de ampliar el contrato del técnico pucelano pese a la lamentable temporada que está firmando el Celta.

Eusebio ha conseguido que Carlos Suárez le permita realizar un proyecto en Valladolid que se ajuste a sus ideas deportivas y futbolísticas. El entrenador, de la escuela del Dream Team, tiene claro lo que quiere, aunque también es consciente de que será muy diferente si la categoría es la Segunda división. Suárez, además de elegir a un entrenador en el que cree, recupera al que consideran un hombre de la casa, muy querido por la afición vallisoletana. Como futbolista, Eusebio debutó en el Valladolid en Primera, donde estuvo cuatro temporadas (1983-1987) para luego regresar en su etapa final otros cinco años (1997-2002).

Clemente no se lo pensó ni un minuto. Recibió la llamada de Suárez a medianoche y a primera hora de la mañana cogió el automóvil y se plantó en Valladolid. "Estaba aburrido de ser un parado", explicó en tono jocoso el ex seleccionador español. Tras una reunión con el presidente, cerró su futuro para los próximos 40 días. Ya dirige a un equipo desesperado, a siete puntos de la salvación y con el ánimo encrespado hacia parte de su plantilla. "Está difícil, no imposible. Lo que es imposible no se puede conseguir. Lo posible, sí", dijo Clemente. Además, lanzó un aviso a unos jugadores a los que entrenará hoy por primera vez: "Soy un entrenador muy de vestuario. Soy durísimo, pero con el que no cumple su compromiso". Para Javi, la receta de la salvación está clara: "Currar, currar y currar, pero currar no sólo es correr. Sacrificio, amor propio, ser ambicioso Para pensar en la victoria hay que hacer las cosas con mucho sentido, no con tonterías, y yo no soy un entrenador de tonterías".

Clemente es consciente de las urgencias en las que vive el Valladolid: "Ahora sólo se puede pensar en ganar, no en empatar. Tengo que acertar a que los jugadores hagan lo que yo quiero. Hay que pensar que cada jornada termina la Liga". Además, reconoce que ha visto pocos partidos del equipo pucelano, aunque le llamaron la atención los jugadores de ataque.