Archivo de Público
Martes, 6 de Abril de 2010

Si Walcott desenfunda, Abidal hará de sheriff

Tras un mes y medio de baja, el zaguero francés no teme medirse hoy a la velocidad del delantero del Arsenal

RUT VILAR ·06/04/2010 - 08:10h

Walcott, durante el último partido del Arsenal. - EFE

El fútbol se juega con un balón; no es atletismo. Está bien hacer los 100 metros en diez segundos y algo, pero para meter un gol no basta con correr, hay que superar además a cuatro defensas. Y si Walcott hace eso, es que nosotros tenemos un problema". A pesar de las bajas en la zaga con las que el Barça debe afrontar el partido de hoy ante el Arsenal, Guardiola respira un poco más tranquilo tras comprobar el sábado que Abidal ha vuelto al equipo rayando el excelente nivel de juego que había alcanzado antes de lesionarse. Como a su técnico, al francés, un tipo afable pero orgulloso, tampoco le gustó que se responsabilizara a Maxwell del gol que marcó Walcott en el Emirates.

Lo cierto es que el veloz futbolista del Arsenal nunca ha corrido los 100 metros en 10.38, como aseveró Guardiola. Esa cifra sale de un cálculo aproximado. Con 14 años, el delantero gunner consiguió una marca de 11.52, sólo un segundo por encima de la que firmaba a la misma edad el velocista británico Harry Aikines-Aryeetey, cuya marca a los 20 era de 10.38.

Wenger cree que el extremo tiene más impacto si sale desde el banquillo

De hecho, los tests de velocidad que suelen pasar los futbolistas se realizan con distancias más cortas (40 o 60 metros) y las marcas no se toman desde la salida, sino en carrera lanzada. Aún así, Wenger reconoce que Walcott, de padre jamaicano, es el futbolista más rápido al que nunca ha entrenado. Y revela que no tiene claro si lo incluirá hoy en el once inicial de su equipo. "Como titular ante el Birminghan su juego no tuvo el mismo impacto que el otro día saliendo del banquillo", argumenta.

Con más metros por delante, Abidal "es brutal". "Estoy impresionado con sus facultades", aseveró Guardiola tras el duelo frente al Athletic. "Cuando juega el balón en largo todavía siente molestias, pero los médicos me han dicho que no irán a más, que desaparecerán con los días", conviene .

"Del muslo estoy perfecto, pero me duele en la pared abdominal. Son músculos que no puedes trabajar bien porque si lo haces, estiras mucho los aductores. Así que me falta un poco de fuerza, pero el nivel de las molestias es bajo: uno sobre diez", concluye el futbolista, que tras dos lesiones casi idénticas en poco más de un año, una en cada pierna, parece un experto.

"Juego en el Barça, pero a mí lo que me gusta es defender", proclama Abidal

Adaptado al juego del Barça "aunque a mí lo que me gusta es defender", apostilla, Abidal es junto a Piqué uno de los motores del buen ambiente que se respira en el vestuario azulgrana. Atrás quedó su frustración por la falta de comunión en la plantilla, sus lamentos de hace un par de años. "En el campo somos una familia, pero fuera no", se quejó. También ha sucumbido a los encantos de Guardiola, a quien le recriminó que lo tratara como un niño. Luego, entendió que esa era la apasionada forma del técnico de comunicarse con el grupo. Ayer, Abi no parecía asustado con Walcott.