Archivo de Público
Martes, 6 de Abril de 2010

La angustia se muda a Ferrari

Alonso sólo cuenta con cinco motores nuevos y dos usados para afrontar las 16 carreras que quedan del Mundial

ÁNGEL LUIS MENÉNDEZ ·06/04/2010 - 08:20h

Alonso, tras romper su motor en el GP de Malasia. - ap

Mientras en Red Bull respiran aliviados tras el doblete obtenido en Malasia, en Ferrari resoplan de preocupación. Ni su doble condición de líderes en el campeonato de pilotos Massa y de constructores les alivia. Disputados tres grandes premios, miran con desconfianza a su motor F056. Lo que en pretemporada parecía fiabilidad absoluta, ha pasado a ser duda indescifrable.

Una de las nuevas reglas de 2010 juega además en contra de Ferrari. La FIA sólo permite que cada piloto utilice ocho motores durante las 19 carreras del Mundial. Si tienen que montar un noveno o sucesivos, se le retrasa diez posiciones en la parrilla por cada nueva mecánica empleada.

"Es casualidad"

El propio Fernando Alonso, cuyo motor se paró para siempre en Sepang a dos vueltas de la meta, salió a aclarar la situación en un intento de serenar los ánimos: "Acabado, acabado está uno [el suyo de Malasia], otro lo podemos usar los viernes y el otro podríamos usarlo en varias carreras, así que creo que estamos en la media con el resto".

El español se refiere a un apartado de la normativa que permite arreglar cualquiera de las mencionadas ocho unidades, con la única salvedad de que sólo pueden ser utilizadas en los entrenamientos libres. Es decir, para los 16 grandes premios que quedan, Alon-so cuenta con cinco motores nuevos, uno usado y uno para los viernes.

"La gran ventaja de Ferrari es que al fabricar su propio motor, puede diseñar el coche partiendo de esa base señala Sergio Rinland, director de Ingeniería de Epsilon Euskadi. Por mucho que calcules en el ordenador y ensayes en la fábrica o en el túnel del viento, la pista es la que dicta sentencia. Este año, además de las restricciones de entrenamientos, los ensayos de pretemporada, todos en España, se hicieron en condiciones meteorológicas de lluvia y, sobre todo, de bastante frío. Hasta que se analice lo que sucedió en Malasia, es difícil saber si Alonso rompió el motor por su culpa ".

En efecto, varios directores de equipos se han quejado de las escasas opciones que han tenido de probar sus bólidos a temperaturas siquiera cercanas a los más de 40 grados que se midieron el domingo en Sepang.

En esa línea, Alonso prefiere huir de alarmismos prematuros: "Pienso que es una casualidad porque no creo que del día a la noche un propulsor que no ha dado un solo problema en la pretemporada empiece ahora a darlo. Tenemos que investigar en la fábrica lo que ha pasado en Malasia, pero no estoy preocupado, confío plenamente en el equipo y en este motor, al igual que en los de Toro Rosso y Sauber, que tampoco los tuvieron en pretemporada".

La referencia a los otros dos equipos que montan motores Ferrari es obligada porque los dos pilotos de Sauber, De la Rosa y Kobayashi, rompieron en Sepang sus respectivas mecánicas. Los de Toro Rosso, en cambio, no han tenido problemas de consideración. Buemi sufrió con la transmisión en Bahrein y Alguersuari cada día va a más.

Paradójicamente para Alon-so, el motor más fiable y sorprendente de la temporada es el fabricado por su antiguo equipo. La mecánica de Re-nault triunfa en Red Bull y empuja a Kubica (Renault) a posiciones impensables. Vettel ha utilizado dos en los tres grandes premios, pero lo ha hecho por precaución, no por rotura. Más o menos, lo que tuvo que hacer Ferrari la misma mañana del domingo en Bahrein, cuando detectaron anomalías cuya naturaleza exacta, como es norma en la F1, no ha sido explicada por los italianos.

Mercedes también se muestra fuerte y sólo Sutil (Force India) ha roto su motor en Australia. Los Cosworthque tiran de Williams y de las nuevas escuderías también se han comportado mejor de lo esperado. Las averías que lastran a Virgin, Lotus e Hispania son de tipo estructural, más relacionadas con el diseño del bólido que con su propulsor.