Lunes, 22 de Marzo de 2010

Obama se apunta la primera gran victoria de su mandato

La Cámara de Representantes aprueba la reforma sanitaria alentada por el presidente de EEUU

ISABEL PIQUER ·22/03/2010 - 06:08h

Barack Obama y Hillary Clinton celebran la aprobación de la reforma sanitaria.

Del Congreso a la calle. De la victoria en Washington a la campaña en Estados Unidos. Barack Obama se ha apuntado el tanto más importante de su presidencia al conseguir que la Cámara de Representantes aprobara su reforma sanitaria, pero no habrá ganado la batalla hasta que convenza a sus ciudadanos de que el cambio histórico ha valido la pena.

La votación fue épica. Gritos, algún que otro insulto ("asesino de niños" al demócrata antiabortista Bart Stupak que con su cambio de voto en el último minuto dio la victoria a su partido), declaraciones cataclísmicas, ultimatums, amenazas... en total, 12 horas de un debate que enardeció al Capitolio como no se recordaba en años.

La Cámara de Representantes aprueba la reforma sanitaria alentada por el presidente de EEUU

Al final, 219 demócratas votaron a favor, tres más de los necesarios para aprobar la reforma. Los 178 republicanos votaron en contra, junto con 34 demócratas conservadores, cinco menos de los que se habían opuesto en noviembre a la primera versión de la ley.

Poco antes de la medianoche, Obama aparecía en la Casa Blanca, para felicitarse del resultado. "Esta no es una reforma radical. Pero es una reforma importante. No soluciona todos los problemas de nuestro sistema de salud pero apunta en la buena dirección. A esto se parece el cambio", dijo el presidente, en referencia a uno de los lemas de su campaña presidencial.

Obama tiene previsto rubricar hoy la ley. El paso siguiente será aprobar las nuevas enmiendas en el Senado -sin duda el jueves-, un trámite que no debería presentar mayores problemas, pues los demócratas tienen asegurados los 51 votos necesarios, siempre y cuando no se cambie ni una coma del texto aprobado por la Cámara de Representantes; de lo contrario, habría que volver a la casilla de salida.

Los republicanos han dicho que repudiarán la ley si consiguen la mayoría en las legislativas de noviembre, pero los analistas estiman que les será imposible deshacer una iniciativa que protege a los ciudadanos de los abusos de las aseguradoras y amplía la cobertura médica de los jóvenes.

Muchas cicatrices

La batalla ha dejado muchas cicatrices. Todos los comentaristas políticos subrayaban ayer que esta es la primera vez que el Congreso estadounidense aprueba una reforma tan profunda y tan amplia sin un solo voto del bando republicano.

En 1965, cuando Lyndon Johnson se enfrentó a unas críticas muy parecidas a las de Obama, consiguió la mitad del respaldo conservador para los dos programas de salud que protegen a los pobres y a los mayores de 65 años, que la legislación adoptada el domingo confirma y amplía.

Los conservadores anuncian recursos y amenazan con cambiar la ley

Obama presentará la reforma en varios mítines por el país. Hoy empezará en Iowa. Los demócratas y grupos afines tienen lista una campaña de millones de dólares para vender los méritos de la nueva ley y han distribuido a sus representantes un argumentario preciso sobre los cambios que supondrá para sus votantes, Estado por Estado.

Los conservadores también se han movilizado y tiene listos sus propios anuncios. Además, los fiscales generales de 11 estados (Florida , Carolina del Sur, Alabama, Nebraska, Texas, Oklahoma, Pensilvania, Washington, Utah, Dakota del Norte y Dakota del Sur) ya han anunciado su intención de llevar la ley ante los tribunales porque estiman que obligar al ciudadano a contratar un seguro es anticonstitucional y una injerencia del Gobierno en los asuntos privados.
Sus recursos, que sólo tendrían consecuencias a nivel estatal, no afectarán a la aplicación del la ley en todo el país hasta que se resuelva el procedimiento legal, algo que puede prolongarse varios
años.

Noticias Relacionadas