Archivo de Público
Lunes, 5 de Abril de 2010

Bono aclara que no todos los curas son pederastas

Critica al Vaticano por su "torpe" defensa ante el escándalo

S. H. ·05/04/2010 - 12:28h

EFE - El ministro de Defensa, José Bono (i), conversa con el cardenal de Toledo y Primado de España, Antonio Cañizares, en una imagen tomada en 2006. EFE/Archivo

El presidente del Congreso de los Diputados, el socialista José Bono, opinó ayer que la jerarquía eclesiástica está actuando "torpemente" frente al escándalo por los casos de sacerdotes pederastas, al no decir con claridad que "un grano no hace un granero y que no se puede generalizar". "Hay gente a la que le duele que se haya producido un caso de pederastia, pero les agrada poder culpar a la Iglesia. A mí me duele que se produzcan los hechos y que además se puedan utilizar contra la Iglesia en general", explicó Bono, en una entrevista para TVE.

Bono, católico, afirmó además que "no procede hacer una causa general contra la Iglesia" y que es un "insulto" trasladar la imagen de que todos los curas son pederastas. "La Iglesia no está actuando de manera inteligente por no hablar claro, reconocer los hechos, perseguirlos y denunciarlos al fiscal", apostilló.

"La pederastia, sea hecha por personas con sotana o pantalón corto, debe ser condenada, y desde el punto de vista de la Iglesia no sólo desde la vía penal, sino también por una cuestión moral", señaló.

"En esta Iglesia se puede, manteniendo la fe, no estar de acuerdo en todo", añadió Bono, para quien la jerarquía católica está "muy necesitada de democracia" ya que, por ejemplo, mantiene su exclusión de las mujeres en los puestos directivos.

El obispo de Sigüenza (Guadalajara), José Sánchez, también se pronunció ayer sobre los curas pederastas, e insistió en la teoría de que los escándalos forman parte en realidad de una campaña contra el papa Benedicto XVI, que es "víctima de la difamación y de la calumnia".

"Delitos graves"

Sánchez asume que los casos de pederastia son "delitos graves" y "más todavía" si han sido cometidos por un sacerdote. Sin embargo, el obispo de Sigüenza matizó: "No es justo que se considere, o se cree la opinión, de que sólo los sacerdotes y las personas consagradas son los únicos autores de tales delitos, o de que todos los cometemos".

El obispo de Sigüenza no es el único que se ha pronunciado en estos términos en los últimos días sobre el escándalo que afecta a la Iglesia católica. El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, pidió el jueves pasado a los fieles que cuiden a los sacerdotes y advirtió: "Es injusto juzgar a todos por el pecado y la debilidad de muy pocos".

Hace justo una semana, el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz Montes, condenó los abusos de menores cometidos por religiosos, pero denunció que estos casos se presenten "como si fuera un pecado del clero católico" con el fin de extender "la sospecha de que cualquier cura o fraile puede ser presunto pederasta".

Desde que se destaparon los casos de pederastia cometidos por sacerdotes en varios países, incluido España, la jerarquía eclesiástica española ha evitado hacer autocrítica alguna o pedir disculpas.