Archivo de Público
Sábado, 3 de Abril de 2010

Los barcos preparan la transoceánica a Barcelona con una regata costera en Nueva York

EFE ·03/04/2010 - 23:42h

EFE - Los veleros Estrella Damm y W. Hotels durante la regata de dos mangas que se desarrolla hoy en la Bahía de Nueva York.

Los dos barcos que en los próximos días establecerán un récord de navegación transoceánica entre Nueva York y Barcelona celebraron hoy una regata costera en la bahía de la Gran Manzana que sirvió de preparación para la prueba oceánica.

Los veleros, bautizados como "Estrella Damm" y "W Hotels", midieron sus fuerzas a los pies de la Estatua de la Libertad en dos mangas de alrededor de seis millas, que se disputaron con quince minutos de diferencia entre ambas y que fueron ganadas en cada ocasión por una de las embarcaciones.

La tripulación del "W Hotels", compuesta por el estadounidense Peter Becker y los españoles Pachi Rivero y Antonio Piris, se hizo con la primera manga de la competición tras tomar ventaja desde la salida, mientras que en la segunda fue el "Estrella Damm", con los españoles Álex Pella y Pepe Ribes y el estadounidense Stan Schreyer abordo, la que alcanzó la llegada con mayor antelación.

"Ha sido una competición muy interesante entre ambas naves y un espectáculo extraordinario gracias a la estupenda meteorología que no ha acompañado", dijo en declaraciones a Efe el delegado de Deportes del Ayuntamiento de Barcelona y presidente de la Fundación para la Navegación Oceánica Barcelona (FNOB), Pere Alcober.

Alcober aseguró así que la regata interna de este sábado, que se ha realizado con el paisaje urbano del Bajo Manhattan y del barrio de Brooklyn de fondo, ha servido para demostrar "el alto nivel" de la competición transoceánica que la próxima semana se empezará a disputar en aguas atlánticas y que culminará en Barcelona.

La competición llevó a las embarcaciones a recorrer alrededor de seis millas en cada una de las magas tras salir de una baliza situada a pocos metros de la Marina North Cove de Manhattan y pasar cerca de la Estatua de la Libertad y de Governors Island, desde donde regresaron al punto de partida.

La primera parte de la regata estuvo marcada por el viento de proa, pero después las embarcaciones, barcos gemelos de la categoría IMOCA Open 60 botados en 2007, disfrutaron de una media milla de viento de través para finalizar ya la una última parte de la competición de exhibición con viento de popa.

"Ha sido un día positivo, porque hemos conseguido un primer y un segundo puesto cada embarcación. Además las condiciones han sido buenas para una prueba de exhibición, ya que no ha habido ni calma exagerada ni demasiado viento, algo que nos hubiera complicado todo", dijo a Efe el director del "Estrella Damm", Jan Santana.

Santana destacó así la bonanza climática que vivía hoy Nueva York, donde se alcanzó una temperatura cercana a los 20 grados centígrados, gracias al anticiclón que está presente en la costa este de Estados Unidos y que provocó "una brisa térmica del suroeste" que, según el regatista, propició "un buen día de regata".

Por su parte, el director del "W Hotels", Jaime Arbones, se mostró satisfecho en declaraciones a Efe con el resultado de la regata por aguas neoyorquinas, ya que su embarcación "demostró que navega genial" y por haberse impuesto en la primera manga "con bastante diferencia".

Ambos veleros competirán a partir de la próxima semana en el denominado "NY-BCN Transoceanic Sailing Record", que ha organizado la FNOB para marcar el primer récord de navegación transatlántica entre Nueva York y Barcelona, ciudades que comparten la afición por la vela y separadas por 3.750 millas náuticas (6.950 kilómetros).

Las embarcaciones cuentan con un espacio de tiempo comprendido entre el 5 y el 12 de abril para salir de la Gran Manzana cuando mejores condiciones meteorológicas se presenten, aunque este sábado ambas tripulaciones coincidieron en apostar por el miércoles 7 o el jueves 8 de abril como posible fecha de salida.

La regata transoceánica, que cuenta asimismo con el apoyo de la Comisión de Deportes del Ayuntamiento de Barcelona, el Real Club Náutico de Barcelona y el New York Yacht Club, se enmarca dentro de las actividades previas a la salida de la segunda Barcelona World Race, un vuelta a mundo a dos sin escalas que se iniciará el 31 de diciembre de 2010.