Archivo de Público
Viernes, 2 de Abril de 2010

El fantasma del Estatut sobrevuela los comicios

ERC avisa de que no acatará una sentencia laminadora

A. M. V. ·02/04/2010 - 23:50h

El factor X de las próximas elecciones catalanas es la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) sobre el Estatut. Todos los partidos catalanes contienen el aliento y preparan significativas variaciones en su estrategia en función del fallo que se emita y no menos importante cuándo se produzca.

Este mismo jueves, el secretario general de ERC, Joan Ridao, anunciaba que la formación independentista "no acatará" la sentencia del TC si supone un nuevo "recorte" del texto, aunque CiU y el PSC acaben dándola por buena.

ERC se muestra más inconformista para distanciarse de PSC y CiU

El dirigente republicano manifestó que Esquerra no concederá legitimidad a la sentencia porque "no puede aceptar que el texto que ha sido refrendado por el pueblo de Catalunya" sea modificado por "un TC cada día más deslegitimado, que lo está haciendo fatal y que está en una situación de precariedad y de interinidad impresentable". "Esta sentencia no tiene las mínimas condiciones de legitimidad", aseguró, para añadir que aceptarla "sería una ofensa".

Ridao, muy consciente de que la sentencia puede beneficiar las tesis independentistas de su partido, aprovechó para expresar sus temores de que CiU y PSC puedan acabar aceptando "el statu quo actual y acaten la sentencia".

Esta semana se ha conocido que el TC ultima una sentencia que lamina una quincena de artículos. La presidenta del tribunal, María Emilia Casas, está intentando atar el esperado fallo este mismo mes. "Los tribunales siempre han respetado las campañas electorales", manifestó el martes la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, solicitando que la sentencia llegue antes de ese periodo.

De la Vega pidió esta semana un fallo rápido que no entre en campaña

Frente común o perfil propio

Lo cierto es que las formaciones catalanas han preparado minuciosamente su respuesta a la sentencia. El PSC quiere capitalizar el descontento popular y Montilla ha reiterado que su partido "acatará pero no compartirá" un fallo que recorte el Estatut. A la llamada al frente unitario de los partidos ante el TC, los socialistas han añadido gestos simbólicos como un llamamiento a la sociedad civil a hacer lo propio.

Será difícil que CiU acepte esta propuesta, ya que su estrategia pasa por presentar al PSC como un partido en manos del PSOE y sin capacidad de liderazgo. A pesar de ello, desde CiU se descartan reacciones rupturistas porque quieren mantener su imagen de centralidad de cara a las elecciones.

El PP catalán, a pesar del recurso, es el más interesado en pasar página

El partido que más duramente podría encajar la sentencia es ERC, ya que votó en contra del texto y quiere capitalizar el descontento del electorado nacionalista en un momento en que Reagrupament y Joan Laporta compiten por este espacio.

Paradójicamente, el PP aparece como uno de los partidos más interesados en que la sentencia sea pública cuanto antes. La formación, responsable de uno de los recursos presentados contra el Estatut, quiere ofrecer una imagen centrada, por lo que Alicia Sánchez-Camacho necesita librarse cuanto antes de esta losa.

ICV, por su parte, hará lo posible para que sea el Govern quien capitalice la respuesta a la sentencia, ya que pretende explicar su obra en el Govern y le perjudicaría un final abrupto de mandato.

Noticias Relacionadas