Archivo de Público
Viernes, 2 de Abril de 2010

Obama dice que seguirá aumentando la presión sobre Irán por el programa nuclear

EFE ·02/04/2010 - 18:32h

EFE - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, discute este viernes sobre cuestiones económicas con los trabajadores de la planta de Celgard en Charlotte, Carolina del Norte (Estados Unidos).

El presidente de EE.UU., Barack Obama, aseguró hoy que su Gobierno seguirá aumentando la presión sobre Teherán para evitar que adquiera armas nucleares.

En una entrevista con la cadena CBS, el mandatario estadounidense, que quiere ver aprobada "en semanas" una cuarta ronda de sanciones contra Irán en el Consejo de Seguridad de la ONU, reiteró que "todos los indicios apuntan a que los iraníes están intentando desarrollar la capacidad para crear armas nucleares".

Obama dijo que Teherán quizás decida frenar o limitar su actividad cuando haya llegado a ese punto para evitar más sanciones.

Pero si desarrolla esa capacidad e ignora las resoluciones internacionales, crea un "gran efecto desestabilizador en Oriente Medio que es malo para la seguridad nacional de EE.UU. pero también para el mundo entero", señaló el presidente.

Preguntado por el impacto que tendría una nueva ronda de sanciones, teniendo en cuenta que Teherán parece ignorar todas las advertencias y resoluciones y ha proseguido con su programa nuclear, Obama aseguró que el régimen iraní "está más aislado" desde que él llegó a la Casa Blanca y que "con el tiempo eso tendrá impacto en su economía".

"No quitamos ninguna opción de la mesa, pero vamos a seguir aumentando la presión y evaluar cómo reaccionan. Lo vamos a hacer con una comunidad internacional unida, lo que refuerza nuestra posición mucho más", destacó el gobernante estadounidense.

EE.UU. trabaja ya en el lenguaje de la resolución que pretende aprobar en el Consejo de Seguridad de la ONU, algo que ve ya más factible desde que China, según anuncio Washington, accedió esta semana a sentarse a negociar seriamente sobre el texto y el fondo de las sanciones.

Pekín, con fuertes lazos económicos con Teherán, siempre había sido, con Moscú, el principal baluarte del régimen de los ayatolá frente a Washington.

Precisamente, Obama conversó el jueves durante una hora por teléfono con su homólogo chino, Hu Jintao, a quien agradeció su decisión de participar en la cumbre nuclear que se celebrará el 12 y 13 de abril en Washington.

De acuerdo con la Casa Blanca, el presidente estadounidense subrayó que la cumbre será una "importante oportunidad" para EE.UU. y China de conversar sobre su objetivo compartido de frenar la proliferación nuclear y proteger al mundo del terrorismo nuclear.

Ambos hablaron, además, de la importancia de desarrollar una relación bilateral "positiva", después de meses de tensiones, y Obama destacó lo esencial que es que EE.UU. y China trabajen juntos para garantizar que Irán cumpla sus obligaciones internacionales.

Por último, el mandatario estadounidense reiteró la importancia de que Pekín y Washington, junto con las otras economías, pongan en práctica los compromisos asumidos en las cumbres del G20 para fomentar el crecimiento equilibrado y sostenido.

La cumbre nuclear será la primera ocasión en la que Hu se encontrará con Obama desde el inicio de la escalada de tensión diplomática entre Pekín y Washington a cuenta de asuntos tan dispares como Google, la cotización del yuan, la venta de armas de EE.UU. a Taiwán y la reunión de Obama con el líder espiritual tibetano, el Dalai Lama.

Poco después de la cumbre, el Departamento del Tesoro emitirá un informe en el que determinará si China manipula o no su moneda.