Archivo de Público
Viernes, 2 de Abril de 2010

Los militares abandonaron la residencia del primer ministro y la tranquilidad reina en Bissau

EFE ·02/04/2010 - 13:14h

EFE - Varios soldados esperan en el cuartel militar de D'Amura en Bissau (Guinea Bissau) tras un motín y un intento por parte de un grupo de militares de destituir al primer ministro, Carlos Gomes Junior, ayer jueves 1 de abril.

Los militares rebeldes abandonaron hoy la residencia del primer ministro de Guinea Bisssau, Carlos Gomes Júnior, después de una visita del presidente de la República Malam Bacai Sanhá, informaron medio lusos desde Bissau.

La residencia de Gomes Júnior quedó bajo la vigilancia de efectivos de la Policía de Reacción Rápida.

Por su parte, la radio estatal lusa "Antena Uno" informó también desde Bisssau de que reina "total tranquilidad" en las calles de la capital.

Ayer, lunes, se informó de que un grupo de militares rebeldes de Guinea Bissau, antigua colonia de Portugal, habían hecho rehenes al primer ministro del país, Carlos Gomes Júnior, y al jefe de las Fuerzas Armadas, Zamora Induta.

Fuentes diplomáticas y de organizaciones internacionales confirmaron que el vicejefe de la Fuerzas Armadas, António Indjai, ha asumido el mando de esta operación, según informaciones difundidas en Lisboa por la Agencia Lusa.

Indjai ha amenazado con matar al primer ministro guineano en el caso de que la población, que ha salido a defender a su jefe de Gobierno, no abandone las calles.

El vicejefe de las Fuerzas Armadas emitió hoy un comunicado en el cual destaca que los militares del país están subordinados al poder civil.

"El Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas hace saber a la opinión pública internacional que el acontecimiento del 1 de abril se trata de un caso meramente militar, que en nada afecta el normal funcionamiento de las instituciones de la República", informó la radio en Bissau.

El comunicado fue firmada por Antonio Indjai, que asumió el mando de los militares rebeldes, después de que fue detenido el Jefe del Estado Mayor, el almirante Zamora Induta.

La suerte de Induta permanece incierta, pero está "preso" junto a otros jefes militares, según el comunicado oficial.

El comunicado de hoy precisa de que el malestar entre los militares se debió a una carta que "el coronel Samba Djaló hizo circular en internet", una misiva con detalles acerca de "las divisiones internas en el partido gobernante".

Según justifican los militares rebeldes, la carta de Djaló, director de la contra inteligencia militar, constituyó "una flagrante violación del principio de que las Fuerzas Armadas deben mantenerse neutrales".

El comunicado de hoy también cuestiona el propósito de Zamora Induta, quien tenía en su residencia "enorme cantidad de armamento".