Archivo de Público
Jueves, 1 de Abril de 2010

Peregrinos fluyen a Jerusalén en la víspera de la crucifixión de Cristo

EFE ·01/04/2010 - 15:58h

EFE - Judíos ultraortodoxos se cubren con un velo para rezar frente al Muro de las Lamentaciones, el lugar más sagrado para estos devotos, en Jerusalén (Israel).

Miles de peregrinos cristianos venidos de todo el mundo seguirán hoy la víspera de la crucifixión de Cristo en Jerusalén, donde se recrea la última cena con sus discípulos y la oración en el Huerto de Getsemaní.

Las ceremonias comenzaron a primera hora de la mañana con una misa pontifical en el Santo Sepulcro y al mediodía la Basílica cerrará sus puertas durante unos minutos siguiendo una tradición que conmemora la víspera de la crucifixión de Cristo.

Posteriormente, según la agenda del Patriarcado Latino, será la ceremonia en el Cenáculo del Lavatorio de los Pies de doce miembros de la comunidad cristiana, a la manera en que Jesús lo hizo uno por uno con sus discípulos.

El Cenáculo, lugar donde Jesús celebró la Última Cena y que se encuentra hoy fuera de las murallas de la antigua Jerusalén, está abierto a las ceremonias cristianas sólo en el Jueves Santo y en Pentecostés.

El resto del año, el lugar, que está bajo administración de Israel y es foco de disputa con la Santa Sede, está abierto a la visita de turistas como sitio de interés histórico.

Este año se espera la participación de decenas de miles de peregrinos de todo el mundo, al coincidir la Semana Santa para los tres ritos principales: católicos, ortodoxos y armenios.

Al simbólico oratorio en el Cenáculo seguirá al caer la tarde una misa en la Basílica de la Agonía, junto al huerto de Getsemaní, donde Jesús se retiró a orar antes de ser entregado por su discípulo Judas y aprehendido por los guardias del templo.

Allí se recordará esta noche con una plegaria en silencio la conocida como "Hora Santa" u "oración del huerto", donde ocho olivos milenarios de tronco retorcido y regentados por la orden de San Francisco son fieles testigos del paso del tiempo.

Las oraciones y misas de hoy son la antesala a la principal de las procesiones de la Semana Santa en Jerusalén, el Vía Crucis, que recorre la 14 estaciones de la Vía Dolorosa, es decir, el camino que hizo Jesús desde su prisión hasta la tumba.