Miércoles, 31 de Marzo de 2010

Madrid pagó un 25% más a MQM por "imprevistos"

Presidencia justificó el aumento por las elecciones, que ya estaban convocadas

PERE RUSIÑOL ·31/03/2010 - 22:36h

El vicepresidente y portavoz de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, en 2009. - DANI POZO

El Gobierno de Esperanza Aguirre pagó a Marketing Quality Management (MQM), empresa proveedora de la trama Gürtel, un 25% más de lo que fijaba el contrato que le adjudicó a las puertas de las elecciones autonómicas de 2007. La modificación al alza, que sólo puede realizarse por "necesidades nuevas" o "causas imprevistas", se justificó por la celebración de elecciones, ya previstas en el momento de la adjudicación.

Los cambios en las cláusulas del contrato están incluidos en el expediente de adjudicación, al que ha tenido acceso la diputada de Izquierda Unida (IU) Reyes Montiel. IU y el PSOE han reclamado revisar todas las adjudicaciones a MQM. Esta semana han anunciado que llevarán a la fiscalía un contrato de publicidad fantasma encargado a esta empresa por el Instituto Madrileño de Desarrollo (Imade), adscrito a Economía y Hacienda. La campaña, de la que no hay rastro, costó 1,25 millones de euros. MQM fue exonerada de producir más del 80% de sus compromisos para esa supuesta campaña

-Made in Madrid- justo antes de los comicios de 2007, pero se le pagó el mismo precio.

Publicidad fantasma

El contrato de Presidencia -dirigida por Ignacio González- que creció el 25% sin que mediara ninguna nueva licitación, era para "montaje escenográfico de los actos institucionales a celebrar por la Comunidad de Madrid" y se adjudicó el 25 de abril de 2007, tres semanas después de que Esperanza Aguirre firmara el decreto de convocatoria electoral.

Pese a ello, cuando en noviembre de 2007 se planteó ampliar el contrato para que pasara de 250.000 euros a 315.000 -un aumento del 25,99%-, se justificó por la celebración de elecciones: "Durante el año 2007, se produce la necesidad extraordinaria, con motivo de las elecciones a la Asamblea de la Comunidad de Madrid, de realizar actos relativos a la noche electoral, así como por la toma de posesión de la Excma. Sra. Presidenta de la Comunidad de Madrid y de los miembros de su Gobierno", escribe el 6 de noviembre el jefe de Área de Régimen Interior, Alfonso Peña Izquierdo.

El funcionario recuerda que antes de que finalice el año hay que organizar otros dos actos. No los cita, pero difícilmente pueden ser imprevistos: el día de la Constitución y el montaje del belén.

"Nuevas necesidades"

El 23 de noviembre de 2007, el subdirector general de lo Consultivo, Javier Cepeda Morrás, dio el visto bueno definitivo a la ampliación del contrato. Tras recordar que la ley limita las ampliaciones contractuales a "nuevas necesidades que estén ligadas a la consecución de un fin público y que este interés público justifique la alteración de las condiciones contractuales inicialmente pactadas", acaba aprobando el incremento del 25% para MQM: "La propuesta de modificación se justifica por la necesidad nueva de celebración de actos de importancia institucional no prevista inicialmente y que revistan gran importancia para el interés público".

Un documento de la propia MQM que está incorporado al expediente remitido a IU sostiene que esta no fue la única ampliación: según los datos aportados por la empresa en una carta a la Consejería de Presidencia fechada el 25 de noviembre de 2008 en la que reclamaba el pago de atrasos, el contrato inicial de 250.000 euros acabó convirtiéndose en "servicios prestados fruto del contrato de referencia" por valor de 944.726 euros.

De esta cantidad, la Comunidad sólo admite 560.000 euros, correspondientes al contrato de 2007, la ampliación del 25% y la prórroga para 2008. Ante la negativa de la Comunidad a saldar las supuestas deudas, MQM acudió a los tribunales en abril de 2009, dos meses después del estallido del caso Gürtel.