Miércoles, 31 de Marzo de 2010

Aguirre corrige a la cúpula del PP y pide el cese de Cobo

La presidenta madrileña dice que "el reglamento debe cumplirse" y el vicealcalde tiene que abandonar la portavocía municipal

YOLANDA GONZÁLEZ ·31/03/2010 - 22:26h

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, junto a Esperanza Aguirre, en una imagen de archivo. -Ángel Martínez

Al PP de Madrid no le basta con que el vicealcalde de la capital, Manuel Cobo, haya sido suspendido de militancia durante un año después de criticar a Esperanza Aguirre en una entrevista. La segunda parte de la batalla pasa por conseguir que la mano derecha del alcalde Alberto Ruiz-Gallardón deje de pertenecer al grupo municipal popular en el Ayuntamiento de Madrid y que, por tanto, abandone la portavocía.

Unos planes que no contempla la dirección nacional del partido. El miércoles, la propia Aguirre saltó al terreno y recordó a la cúpula conservadora lo que Francisco Granados, su consejero de Presidencia, lleva exigiendo hace ya una semana. Es decir: que el reglamento de los grupos municipales del PP "especifica que la pérdida de condición de militancia determina la salida del grupo".

Con estas palabras, la líder del PP de Madrid intentaba dar un toque de atención a la dirección nacional de su partido. Días antes, Ana Mato, vicesecretaria de organización, había asegurado que Cobo es un "magnífico portavoz municipal" y que seguirá en este cargo puesto que la sanción del comité de derechos y garantías no decía lo contrario. Y porque "el alcalde y el grupo municipal", a quienes, en última instancia les correspondería una decisión de este tipo, ya decidieron hace meses la continuidad de Cobo.

Los conocimientos de Mato

Consciente de que sus palabras podrían ser interpretadas como una desautorización a Mato, Aguirre reconoció que esta "no tiene por qué conocer este reglamento". Pero que "hay un reglamento y el reglamento, como los estatutos, tiene que cumplirse". Dijo, además, que hacía estas declaraciones "sin la menor animadversión".

No obstante, no pasa inadvertido que las fricciones entre Comunidad y Ayuntamiento de Madrid son algo a lo que Mariano Rajoy ya está acostumbrado. La última polémica es precisamente la de la entrevista en la que Cobo señalaba, entre otros asuntos, que lo que la gente de Aguirre estaba haciendo con Rodrigo Rato en Caja Madrid era "de vómito".

La del miércoles fue la entrada en escena de Aguirre para reivindicar que Cobo no puede seguir siendo portavoz del grupo municipal conservador en el ayuntamiento. Pero ya el mismo día en el que se hacía pública la sanción para el vicealcalde, Granados, secretario general del PP de Madrid, propuso que Ana Botella, delegada de Medio Ambiente en el ayuntamiento, sustituyese a Cobo.

A vueltas con el artículo

Para ello, durante toda esta semana, Granados ha sido muy insistente en la idea de que "los reglamentos del PP están para aplicarse y no al albur de lo que un grupo municipal decida". Incluso ha llegado a leer públicamente el artículo 28.4 del reglamento sobre los grupos municipales: "La pérdida de la condición de afiliados al PP producirá automáticamente su exclusión del grupo municipal".

Fue el pasado 29 de octubre cuando el grupo municipal en el Ayuntamiento de Madrid votó el posible cese de Cobo como portavoz. De los 32 miembros presentes, 13 votaron a favor, por lo que la propuesta fue rechazada. En este episodio se basa la dirección nacional del PP para dar el asunto por zanjado.

Pese a que los equipos de Rajoy y Gallardón coinciden en que ante esta cuestión "no cabe más debate", los aguirristas no están dispuestos a dar su brazo a torcer.

En el entorno de la presidenta aseguran que la pelota está en el tejado del alcalde, que debe dar un paso al frente y cesar a Cobo. "Si no lo cesa, será el vicealcalde el que incumpla el reglamento", destaca un dirigente del PP madrileño. Algo que, según reconocen en el círculo de Gallardón, no pasa por la cabeza del alcalde ni ha exigido Mariano Rajoy.

De hecho, en más de una ocasión, el regidor madrileño ha respaldado a su mano derecha y ha destacado su "profunda lealtad al PP".

En la dirección nacional del partido recuerdan que Mato "simplemente" aludió a que la sanción del comité de derechos y garantías no contempla la expulsión del grupo municipal y que la decisión, en todo caso, no corresponde al PP de Madrid.

Manuel Cobo es uno de los cargos del PP que ha denunciado haber sido víctima de la supuesta trama de espionaje realizada por agentes a sueldo de la Comunidad de Madrid.