Miércoles, 31 de Marzo de 2010

España compromete 346 millones de euros y pide un Estado sólido para Haití

EFE ·31/03/2010 - 15:28h

EFE - El presidente de Haití, René Préval, habla durante la conferencia internacional de donantes en favor de Haití en la sede de la ONU en Nueva York (EEUU).

El Gobierno de España expresó hoy su apuesta "decidida" con la recuperación de Haití, para lo que aportará 346 millones de euros, y pidió a la comunidad internacional que acompañe a este país a lograr un Estado sólido y honesto.

Así lo manifestó la vicepresidenta primera del Gobierno español, María Teresa Fernández De la Vega, en su intervención en la Conferencia de donantes "Hacia un nuevo futuro para Haití", auspiciada por Naciones Unidas en colaboración con los Gobiernos de Estados Unidos y Haití, junto con los principales países contribuyentes: España, Brasil, Francia y Canadá.

De la Vega intervino ante los representantes de los 136 países que acudieron a esta cita, en la que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió a la comunidad internacional que contribuya a proporcionar los 3.900 millones de dólares del "ambicioso" plan diseñado para reconstruir el país antillano.

De esa cantidad, España aportará 346 millones de euros (unos 468 millones de dólares) hasta 2013, incluidos en los 1.200 de la UE, según anunció la vicepresidenta a los participantes de la Conferencia, presidida por Ban Ki-moon y la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton.

Algo más de 121 millones se entregarán a ese fondo de reconstrucción este mismo año, 75 millones el año próximo y el siguiente y 74,5 millones en 2013.

La ayuda se dirigirá a sectores concretos: agua y saneamiento, educación, habitabilidad básica, sostenibilidad medioambiental, seguridad alimentaria, agricultura y producción primaria, tal y como explicó De la Vega.

Pero la vicepresidenta quiso dejar claro que para la reconstrucción del país caribeño no sólo es necesario "mejorar los cimientos económicos y de infraestructura" de Haití, sino también, "y muy especialmente, los institucionales".

"Con el mismo ahínco y dedicación", la comunidad internacional debe acompañar a Haití en la construcción de unas instituciones "firmes y plenamente democráticas" y de una organización política que garantice un Estado estable, participativo, transparente y volcado en los ciudadanos".

"Un Estado capaz de asegurar a los haitianos los servicios básicos y una administración eficiente y honesta de sus intereses", apostilló De la Vega antes de afirmar que sólo unos "cimientos apoyados en las prácticas de buen gobierno pueden y deben sostener el futuro de Haití".

Por ello, España apoya la creación de un comité internacional que garantice la coordinación, la transparencia y la efectividad de la ayuda y al que deberá suceder en 2011 un autoridad de desarrollo exclusivamente haitiana.

Ese comité deberá tener como objetivo "cimentar" la viabilidad social y económica de la ayuda "sobre instituciones políticas, administrativas e institucionales efectivas, sólidas y viables", añadió.

Como tercer donante global y primero de la UE, España, dijo la vicepresidenta, ha querido acompañar a Haití desde el primer día del seísmo, tanto desde las instituciones, como desde las empresas y el resto de organizaciones sociales.

Al igual que España, el resto de los países y organizaciones sólo pueden ser "compañero de viaje" en la tarea de reconstrucción de Haití, ya que la dirección "le corresponde al Gobierno haitiano y a su pueblo".

Antes de su intervención, De la Vega mantuvo un desayuno de trabajo ofrecido por Clinton a los representantes de los países que han auspiciado la Conferencia.

En rueda de prensa posterior, insistió en la necesidad de que la normalidad institucional se restablezca cuanto antes para que sea Haití quien lidere con eficacia la reconstrucción.

También quiso dejar claro que la comunidad internacional está adoptando todas las medidas para que la ayuda llegue cuanto antes y, sobre todo, a los más necesitados.

Mañana, De la Vega viajará por segunda vez a Haití desde que el 12 de enero se produjo el terremoto y visitará proyectos de la cooperación española, como un campamento de refugiados gestionado por la Cruz Roja Española, un centro de distribución de alimentos y el contingente español que contribuye a reforzar la seguridad en la zona.