Martes, 30 de Marzo de 2010

Las FARC liberan al rehén Moncayo 12 años después

El mal tiempo retrasó la operación de entrega del soldado

ANTONIO ALBIÑANA ·30/03/2010 - 18:24h

El padre del sargento Pablo Emilio Moncayo, Gustavo Moncayo, despidiendo el helicóptero que traerá al militar secuestrado por las FARC hace 12 años

La guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) puso ayer fin a 12 años y tres meses de cautiverio del sargento Pablo Emilio Moncayo y se lo entregó a la misión humanitaria encabezada por la senadora Piedad Córdoba.

El mal tiempo complicó la operación, retrasando la salida del helicóptero cedido por Brasil al Comité Internacional de la Cruz Roja desde el aeropuerto civil de Florencia hacia el punto en medio de la selva indicado por la guerrilla para la entrega. Una vez efectuada esta, el mal tiempo volvió a retrasar el regreso del helicóptero con el rehén a abordo.

En las primeras imágenes difundidas desde el lugar de la entrega por el canal Telesur, Moncayo aparecía vestido con un traje de camuflaje del ejército y caminando por la selva, desde donde pudo hablar con su padre, Gustavo Moncayo, por un teléfono vía satélite.

Moncayo no olvidará fácilmente lo que ha vivido: han sido 4.380 días en la selva, caminando días y noches por trochas y barrancos, muchas veces amarrado con cadenas...

Con sólo 19 años, el 21 de julio de 1997, fue secuestrado junto al suboficial del ejército José Libio Martínez aún cautivo en una acción contra una guarnición del ejército en la que murieron 22 soldados y 18 fueron capturados (16 de ellos liberados días después).

Pablo Emilio se ocupaba del mantenimiento de los equipos de comunicaciones. Había dejado su casa familiar en Sandona (en Nariño, fronterizo con Ecuador) para cumplir el servicio militar obligatorio.

Tres meses después, con las primeras pruebas de vida remitidas por la guerrilla, sus padres recibieron la noticia agridulce de que su hijo seguía vivo, pero indefinidamente en poder de la guerrilla.

Canje humanitario

Su padre, el profesor de primaria Gustavo Guillermo Moncayo, se ha enfrentado abiertamente al presidente Álvaro Uribe y a la cúpula del ejercito por lo que consideraba una insensibilidad oficial ante el problema humano de los secuestrados. Para lograr presión internacional sobre el Gobierno colombiano, Moncayo padre recorrió caminando más de 2.700 kilómetros y se entrevistó con 13 jefes de Estado. Lo apodaron "el caminante por la paz".

Con la liberación de Moncayo y la del soldado Josué Daniel Calvo, las FARC han cumplido su compromiso de poner en libertad a ambos rehenes de forma unilateral. El resto de secuestrados serán entregados a cambio de la liberación de rebeldes encarcelados.

El grupo de Colombianos y Colombianas por la Paz, liderado por la mediadora Piedad Córdoba, señaló ayer que, liberado Moncayo, empezará a trabajar de inmediato en el canje humanitario de rehenes por guerrilleros presos.

Por su parte, el niño de 12 años Johan Steven Martínez, hijo del otro rehén más antiguo de las FARC junto con Moncayo, pidió ayer a la guerrilla que no suspenda las liberaciones y pueda así conocer a su padre.