Martes, 30 de Marzo de 2010

Dos brokers de bonos de emisión de CO2 implicados en un fraude de 50 millones

EFE ·30/03/2010 - 15:38h

EFE - Central térmica de Pasaia (Guipúzcoa) con una pintada "Stop CO2". EFE/Archivo

La Guardia Civil y la Agencia Tributaria han desmantelado una red que había defraudado unos 50 millones de euros en el pago del IVA por la compra-venta de bonos de emisión de gases de efecto invernadero, en una trama en la que están implicados los dos mayores brokers españoles dedicados a este negocio.

En la operación "Blue Sky", han sido detenidas nueve personas en Madrid, Barcelona, Valladolid y Marbella (Málaga), e imputadas otras dos, como presuntas autoras de un delito contra la Hacienda Pública.

De los nueve detenidos, dos han ingresado ya en prisión por orden del juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno.

Los arrestados, a través de complejas tramas empresariales, eludían la liquidación del IVA que genera el comercio de este tipo de bonos que, en toda Europa, mueve miles de millones de euros.

La operación se inició a raíz de un informe emitido por Europol, que ya había desarrollado investigaciones similares en países como Francia y el Reino Unido y en el que se reflejaban diversas irregularidades en el comercio de este tipo de bonos de emisión en España.

El comercio de los derechos de emisión se inicia cuando la administración adjudica a las empresas generadoras de estos gases determinadas cuotas de emisión en forma de "bonos de emisión".

Algunas empresas adjudicatarias no gastan todos los bonos asignados, bien porque su actividad industrial se ha reducido o porque han aplicado mejoras tecnológicas que consiguen disminuir la emisión de estos gases.

Posteriormente, los bonos sobrantes se ponen a la venta a través de complejas estructuras empresariales radicadas en diferentes países europeos.

El mercado de estas cuotas está sujeto a IVA, por lo que la red desmantelada, una vez que había transferido los bonos a empresas contaminantes que los necesitaban, situaban un testaferro encargado supuestamente de liquidar el IVA.

El testaferro, generalmente ilocalizable, no pagaba el impuesto y desaparecía, quedando el resto de la trama libre de cualquier responsabilidad por el fraude.

Además de las nueve detenciones, los investigadores han practicado 14 registros en empresas y domicilios de Madrid, Barcelona, Marbella y Valladolid.

En la operación han participado más de 50 agentes de la Guardia Civil en colaboración con personal de la Agencia Tributaria y Europol.