Martes, 30 de Marzo de 2010

Las presidencias del G20 piden a sus líderes que reafirmen sus compromisos

EFE ·30/03/2010 - 15:27h

EFE - Foto de familia de los titulares de Economía y Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales del Grupo de los Veinte (G20, países desarrollados y emergentes), en Saint Andrews, Escocia (Reino Unido), el 7 de noviembre de 2009.EFE/Archivo

Los países que han presidido o van a presidir el G20 piden a los líderes de este grupo de las principales economías del mundo que reafirmen sus compromisos ante las cumbres previstas en junio y noviembre, en particular teniendo en cuenta que la recuperación económica "sigue siendo frágil".

"Es vital (...) que sigamos trabajando en nuestros objetivos comunes", escriben en una carta a los miembros del G20 los líderes del Reino Unido, Gordon Brown, Estados Unidos, Barack Obama, Francia, Nicolas Sarkozy, Canadá, Stephen Harper y Corea del Sur, Lee Myung-Bak.

Estos cinco mandatarios, en una carta fechada el pasado día 25 y divulgada hoy por el Elíseo, insisten en que "las tensiones actuales ilustran los riesgos que persisten para la economía mundial y la estabilidad financiera" y por eso "el primer objetivo es recuperar un crecimiento sostenible y creador de empleos".

"Sin un acción coordinada para hacer los ajustes necesarios, persiste el riesgo de un crecimiento débil y de una nueva crisis", advierten, tras recordar los compromisos contraídos en la última cumbre del G20 en Estados Unidos el pasado año, y los desafíos marcados para los próximos encuentros en Toronto en junio y en noviembre en Seúl.

A ese respecto, señalan que "aunque la confianza en el sistema financiero se ha restablecido, nos queda trabajo por hacer para restablecer la solidez del balance de ciertos bancos internacionales y evitar que el sistema sea vulnerable y sea capaz de financiar las necesidades vinculadas a la recuperación económica".

Las cinco presidencias del G20 detallan una serie de objetivos, empezando por el reforzamiento de las reglas internacionales sobre capital y liquidez de los bancos, que deberían aplicarse en cada país de aquí a finales de 2012.

También aluden a reforzar las infraestructuras de los mercados financieros con nuevos mecanismos de compensación que reduzcan los riesgos de contagio, en el mismo plazo.

Los cinco mandatarios reafirman en la conveniencia de "enmarcar juntos las políticas de remuneración que alientan la asunción de riesgos excesivos a corto plazo" en los mercados y la creación de "un marco para tratar los casos de las entidades financieras" cuya quiebra generaría un riesgo sistémico.

Se pronuncian por que el G20 "vaya más allá de las simples posiciones de principio" sobre la liberalización del comercio y contra el proteccionismo, lo que debería traducirse en "determinar si podemos alcanzar un nivel de ambición más elevado para hacer posible" un acuerdo en la conocida como ronda de Doha de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

"Es hora de que los jefes de Estado y de Gobierno del G20 reafirmen su compromiso en favor de los objetivos de reformas ambiciosas en los que nos hemos puesto de acuerdo", señalan.

Los cinco firmantes subrayan que un acuerdo no es más que un principio, que lo que importa es actual y que "los desafíos a los que hacemos frente, son importantes, pero el beneficio que obtendremos de nuestros éxitos será mayor todavía".