Martes, 30 de Marzo de 2010

Piden la retirada urgente de la Plaza del Caudillo en Madrid

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica exige cambiar la nomenclatura de la plaza principal del Pardo

EUROPA PRESS ·30/03/2010 - 14:26h

La plaza principal del Pardo se sigue llamando 'Plaza del Caudillo'.

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) solicitará al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, la retirada con carácter de urgencia de la nomenclatura de la plaza principal del Pardo, que se denomina Plaza del Caudillo.

"Se trata de un incumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica y de una agresión a las víctimas de la violencia franquista que tienen que tolerar en la capital del Estado una nomenclatura que enaltece a quienes dieron un golpe de Estado y llevaron a cabo numerosas violaciones de derechos humanos", señala la Asociación en un comunicado.

La ARMH apoyará su petición en la resolución de la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados, aprobada con unanimidad el 20 de noviembre de 2002, según la cual se instaba a las administaciones públicas, y en especial a las administraciones locales, a escuchar aquellas iniciativas llevadas a cabo por los familiares de las víctimas.

"Es una agresión a las víctimas de la violencia franquista", se quejan

Según asegura, Madrid es una de las pocas grandes ciudades españolas que todavía no ha revisado su callejero después de la aprobación de la conocida como Ley de la Memoria Histórica y en ella "se conservan algunos de los principales monumentos de exaltación a la dictadura, algo que debería ser incompatible con la cultura democrática y en especial con la actual presidencia temporal de la Unión Europea". Entre ellos se encuentra el Arco de la Victoria de Moncloa, dedicado a un grupo de militares golpistas que secuestraron la democracia durante cuarenta años.

"No existe una ciudad en las democracias europeas que hayan sucedido a una dictadura que después de tantos años conserve un alto número de vestigios que dedican honores públicos a quienes nada hicieron por las libertades y el bien común", señala la Asociaión, para quien además de ser una forma de incumplir las leyes, es una forma de menosprecio a las víctimas y un enaltecimiento de quienes utilizaron la violencia y el terror para someter a una sociedad a la que convirtieron en un régimen de apartheid.

La ARMH ya solicitó hace dos años a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, la colocación de una placa en la entrada del Palacio de Correos de la Puerta del Sol, sede actual de la presidencia madrileña, en recuerdo de los hombres y mujeres que fueron ilegalmente detenidos, torturados o asesinados durante los años en los que ese edificio fue la sede de la Dirección General de Seguridad. "Pero la Presidenta ni siquiera respondió al escrito presentado por registro", lamenta.

"Hay que tener en cuenta que las negativas por parte de Alberto Ruiz Gallardón o Esperanza Aguirre supondrían el incumplimiento del Artículo 3 de los estatutos del Partido Popular que dice tratarse de una organización política comprometida con: la defensa y solidaridad con las víctimas de la violencia en todas sus manifestaciones", destaca ARMH.