Martes, 30 de Marzo de 2010

El Banco de España vuelve a reclamar el contrato único

Los sindicatos exigen a Fernández Ordóñez que se centre en sus competencias y no perturbe el Diálogo Social

B. CARREÑO / AGENCIAS ·30/03/2010 - 10:55h

El Banco de España, el corazón de la regulación financiera, tiene a gala ser más papista que el Papa en materia laboral, como demostró ayer. En el Boletín Económico del mes de marzo, la entidad aboga de nuevo por la instauración de un modelo de contrato único en el mercado de trabajo, bajo la creencia de que reduce la volatilidad en empleo y que puede aumentar la productividad.

La sugerencia del Banco de España volvió a suscitar el rechazo unánime de los sindicatos, que recomendaron a la entidad que se centre en sus competencias en la regulación financiera. El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, reclamó al Banco de España que "deje de interferir en el Diálogo Social" y se dedique a lo que le corresponde, porque "tiene por delante mucho tajo" en el sector financiero. Por su parte, el secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, le pidió al gobernador, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que se deje de "fórmulas mágicas" para frenar el paro y se centre en las reformas para que fluya el crédito.

El banco es más pesimista que el Gobierno por el plan de austeridad

Estos encontronazos entre sindicatos y Banco de España en materia laboral son recurrentes. En sus últimos informes, la entidad ha tendido a introducir estudios y recomendaciones para hacer cambios en los modelos de contratación y despido. Sin embargo, y pese a las reticencias iniciales, algunas de las propuestas de la entidad sí han terminado calando positivamente en el ánimo de los negociadores. Resalta la implantación del sistema austriaco de indemnización, en la que el trabajador puede acumular el finiquito en cuentas individuales y cobrarlo cuando le sea más conveniente.

Con todo, las peticiones de la entidad tensan la cuerda en un momento crucial para el Diálogo Social que debe alcanzar algún tipo de acuerdo en las próximas semanas. "La posición del Gobierno sobre las reformas laborales está en el Diálogo Social", defendió la vicepresidente María Teresa Fernández De la Vega, para alejarse de la opinión del Banco de España. Además, De la Vega aseguró que cualquier reforma de este tipo tiene que hacerse en la concertación social.

Previsiones para 2011

El organismo cree que el próximo año el paro repuntará hasta el 19,7%

El informe de la institución también levantó ampollas ayer en el Gobierno por sus malos augurios para la economía en el próximo ejercicio. Por un lado, el servicio de estudios de la entidad ha acercado sus previsiones para 2009 a las del Gobierno, y predice que el ejercicio concluirá con una caída interanual del 0,4% del PIB, tan sólo una décima peor que la previsión oficial.

Sin embargo, para 2011, las previsiones del Banco divergen con fuerza de las previstas por Economía, con un suave crecimiento del 0,8% del PIB, frente al 1,8% que ha establecido el Gobierno. El Banco de España basa sus cautas perspectivas en un comportamiento del consumo privado positivo pero aún muy tímido, y en una caída de la inversión de las empresas. La visión de la entidad está en línea con las previsiones vertidas con la Comisión Europea o el FMI.

A estos dos componentes, el banco suma los efectos que causará la aplicación del plan de austeridad anunciado por el Gobierno, con la consiguiente reducción de la demanda y la inversión pública. Además, la institución prevé que continuará otro año más la caída de precios en el sector inmobiliario.

El desempleo es otro elemento de fuerte discrepancia en los cálculos del equipo de Órdoñez. Así, frente a un tasa de paro que se reduce hasta el 18,4% en 2011 según Economía, el Banco de España pronostica un repunte del desempleo en el próximo ejercicio, de forma que rozará el 20% de la población activa.

Las previsiones del Banco deben tomarse con cierta cautela ya que la propia institución recoge las pronunciadas desviaciones que han registrado predicciones anteriores. Por ejemplo, el Banco ha corregido en seis décimas la previsión que hizo para el PIB en marzo del año pasado.

Contexto internacional

Estos presagios coincidieron con el aviso del FMI de que la recuperación alemana no será tan fuerte y que para 2010 el PIB crecerá un 1,2% frente al 1,7% previsto. La salud de los países del euro es determinante para la marcha del PIB español ya que para Órdoñez, será el sector exterior el más pujante en la economía. Sin embargo, aún existen sombras sobre la solidez de la recuperación internacional. Por eso, los presidentes de algunos países del G-20, como Obama, Brown o Sarkozy, enviaron ayer una carta al resto de los líderes del grupo para que se comprometan con las medidas necesarias para el crecimiento ya que éste sigue siendo "frágil".