Martes, 30 de Marzo de 2010

Rusia teme que las suicidas tuvieran ayuda de Afganistán

El ministro de Exteriores alude a la posible participación de miembros de la insurgencia afgana en la planificación de lo atentados

REUTERS ·30/03/2010 - 11:50h

Los familiares y amigos de las víctimas han montado altares improvisados en la zona de los atentados. AFP

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Sergéi Lavrov, apuntó este martes a la posibilidad de que las dos mujeres que atentaron ayer en el metro de Moscú tuvieran ayuda del exterior. En concreto, Lavrov se refirió a la insurgencia afgana y a los campos de entrenamiento de extremistas en las regiones tribales de la frontera con Pakistán. El ministro no nombró a Al Qaeda, aunque dijo que la organización está bien afianzada allí.

Mientras, familiares y amigos lloraron hoy a las víctimas del ataque que provocó finalmente 39 víctimas. Las banderas ondeaban a media asta en la capital rusa y los moscovitas depositaban flores o encendían velas en las dos estaciones afectadas.

La presencia policial era más visible en las estaciones de metro y la seguridad también se reforzó en las redes de transporte de San Petersburgo.

En radio y televisión se eliminaron los programas de entretenimiento. Los trabajadores, aún con miedo, se dirigían a sus puestos de trabajo a primera hora. "Cuando iba en el metro hoy empezó a sonar el reloj electrónico de alguien y pensé: 'Ahí está'", dijo a Reuters la estudiante Katya Vankova. "Me dio mucho miedo", añadió.

De las terroristas suicidas poco se sabe. La inteligencia rusa cree que la principal conexión está en el Cáucaso Norte. Según la agencia Reuters, algunos responsables rusos dijeron que esos grupos separatistas localizados en Chechenia, Ingushetia y Daguestán, tienen lazos con Al Qaeda.

La pista de Al Qaeda, en duda

Los analistas ponen en duda que estos movimientos estén relacionados con la organización terrorista de Bin Laden. Lavrov, dijo hoy que sí cabe la posibilidad de que la insurgencia afgana que oscila entre Afganistán y Pakistán hubiera podido prestar algún tipo de ayuda.

"Sabemos que mucha gente ahí prepara ataques activamente, no sólo en Afganistán, sino también en otros países. A veces el rastro lleva al Cáucaso", dijo. Por eso no descartó ningún tipo de participación extranjera en el ataque: "Todos sabemos que el movimiento terrorista está bien afianzado en la frontera afgano-paquistaní, en la llamada tierra de nadie", afirmó.

Noticias Relacionadas