Martes, 30 de Marzo de 2010

Fin de la barra libre en el Parlamento británico

El contribuyente ya no sufragará viajes en primera ni hipotecas

DANIEL DEL PINO ·30/03/2010 - 00:20h

Los parlamentarios Morley (izq.), Chaytor y Devine (dcha.), tras declarar ante el tribunal de Westminster. - afp

No más viajes en primera clase ni hipotecas pagadas a costa del contribuyente. Los diputados británicos llevarán a partir de ahora una vida más mundana. El órgano encargado de regular las normas del Parlamento hizo pública ayer una revisión de los gastos que los políticos podrán pasar en concepto de dietas. Sus presupuestos se han recortado de manera drástica.

"Los ciudadanos no volverán a ver nunca más cómo aquellos a los que eligieron malgastan su dinero". Así de contundente se expresó ayer sir Ian Kennedy, director de la Autoridad Independiente de Estándares Parlamentarios (IPSA, en sus siglas en inglés), al presentar las nuevas normas.

Estas son consecuencia del escándalo destapado en mayo de 2009 por The Daily Telegraph. El periódico se hizo con las cuentas de gastos de todos los parlamentarios y su publicación desató una crisis política que salpicó a varios ministros y obligó a dimitir al presidente de la Cámara de los Comunes.

Segunda vivienda de alquiler

La medida más importante acabará con los abusos sobre las segundas viviendas. El sistema permitía a los parlamentarios reclamar los gastos de dos casas: la de la circunscripción por la que fueron elegidos y la vivienda que utilizaban en Londres cuando asistían al Parlamento.

Muchos diputados se beneficiaron de la ausencia de un órgano regulador. Compraban y revendían casas en Londres a un precio mayor, mientras el erario público corría con los gastos de la hipoteca.

Según las nuevas reglas, la segunda vivienda sólo podrá ser de alquiler, tener una habitación y un coste inferior a 1.450 libras, y sólo podrán reclamar este dinero los que vivan a 20 millas del Parlamento (32,5 kilómetros).

El presupuesto de cada diputado pasa de 56.915 libras a 40.915 en su circunscripción, y de 40.192 libras a 26.915 en Londres. Además, los desplazamientos en primera clase no serán reembolsados y la cuota de jubilación, que hasta ahora era de 64.000 libras, se revisará a la baja.

Los diputados, sin embargo, podrán seguir contratando a familiares. Según Kennedy, eso "puede ser beneficioso" para su trabajo.