Martes, 30 de Marzo de 2010

Milito, el recuperador

Tocado Piqué, el central podría verse obligado a forzar para sustituirlo en Londres

 

NOELIA ROMÁN ·30/03/2010 - 08:20h

efe - Milito y Valdés celebran un gol del Barcelona esta temporada.

"Nunca pensé en tirar la toalla. Hubo momentos difíciles porque no veía una evolución ni tampoco cuál era el problema. Pero siempre creí en la recuperación y en volver a jugar al fútbol". El pasado 25 de enero, tras 18 meses de calvario, Gabi Milito (Bernal, Buenos Aires, 1980) anunció su regreso al fútbol. Lo hizo contento pero con prudencia, midiendo sus palabras y también las expectativas. Nadie, ni siquiera él mismo, podía prever la respuesta de dos rodillas operadas (ligamento cruzado anterior en la derecha, extracción de un trozo de tendón rotuliano en la izquierda) ni tampoco la de un cuerpo sometido a año y medio de recuperación, nueve meses más de lo estimado inicialmente por los médicos.

Su rendimiento, sin embargo, ha sido una feliz noticia para el Barcelona que, pese a contar con un buen puñado de zagueros en nómina, no anda sobrado de recursos defensivos. Recién incorporado al grupo Abidal sin el alta médica aún, el lateral francés ha entrado en la convocatoria para el partido ante el Arsenal, falto de forma Rafa Márquez, casi desaparecido Chygrynskiy que tampoco puede actuar en Europa y seriamente tocado Piqué, Milito podría verse obligado a forzar la máquina para sustituir al central catalán mañana en el Emirates londinense.

Es el azulgrana que más balones recupera, por delante de Alves

Piqué se entrenó ayer al margen del grupo, aquejado de unas molestias articulares en la rodilla izquierda que ya le impidieron jugar ante Osasuna y Mallorca. Los servicios médicos del Barça evalúan ahora los riesgos de su concurso y el cuerpo técnico estudia posibles recambios. Milito aparece como el primero de la lista. Se lo ha ganado en el césped.

Desde que Guardiola calificó su regreso de "noticia del día", pese a la derrota del Barça el 5 de enero en los octavos de final de la Copa del Rey ante el Sevilla, el zaguero argentino se ha convertido en uno de los grandes recursos del técnico del Barcelona esta temporada: siete titularidades y dos suplencias más en Liga, dos comparecencias de fogueo, ante el Sttutgart, en la Liga de Campeones.

La prolongada inactividad (se lesionó el pasado 29 de abril, en la vuelta de las semifinales de la Champions ante el Manchester United, fue operado el 13 de mayo y recibió el alta médica el 30 de noviembre de 2009) no ha mermado la sabiduría táctica de Milito, que suple sus limitaciones físicas con su desenvoltura técnica. Adonde no le alcanza el cuerpo, llega su buena colocación, su dominio del espacio o su capacidad de anticipación.

Suple con buena colocación y anticipación sus limitaciones físicas

Así se explica que Milito haya participado en los últimos seis partidos disputados por el Barça y que aparezca como el recambio para Piqué si el central catalán no puede comparecer ante el Arsenal. Los números del argentino refrendan la apuesta de Guardiola. En los tres últimos encuentros, Milito ha sido el azulgrana que más balones ha recuperado: 13 ante el Zaragoza, otros tantos ante el Osasuna y 10 más frente al Mallorca. Y uno de los que menos pelotas pierde: una, cuatro y dos, respectivamente.

El aval de los números

Pese a ir al límite de sus posibilidades físicas el plan de Milito no contempla que dispute más de tres partidos consecutivos habiendo sólo tres días de descanso de por medio, ni siquiera Alves (11 recuperaciones ante Osasuna y Mallorca y ocho frente al Zaragoza) iguala a Milito. Puyol y Piqué no alcanzan las diez, si bien le superan en balonces rechazados.

La relevancia de Milito no es sólo futbolística. Su ascendente sobre compañeros como Messi y su capacidad de liderazgo aunque él sostenga que el verdadero líder es Guardiolale han convertido en uno de los pilares del vestuario. Por eso, el técnico siempre quiso que estuviera presente en las grandes citas del año pasado. Ahora, en un momento crucial del curso, quizá tenga que exprimirlo para mantener la solidez defensiva del Barça.