Lunes, 29 de Marzo de 2010

Ministros de Asuntos Exteriores del G8 inician reunión centrada en Irán

EFE ·29/03/2010 - 08:38h

EFE - El ministro de Asuntos Exteriores de Canadá y anfitrión de la reunión, Lawrence Cannon. EFE/Archivo

Los ministros de Asuntos Exteriores del Grupo de los 8 (G8) inician esta noche, en Ottawa, una reunión en la que la crisis nuclear con Irán centrará la mayoría de las discusiones.

Canadá, el anfitrión de la reunión, ha establecido la agenda y colocado como prioridad las conversaciones para el incremento de la presión sobre Irán.

Ottawa quiere que el G8 acuerde un endurecimiento de las sanciones para que el régimen de Teherán cese sus actividades de enriquecimiento de uranio, parte de un programa nuclear que Irán califica como pacífico pero que la comunidad internacional teme tiene como objetivo la obtención de armas atómicas.

El ministro de Asuntos Exteriores de Canadá, Lawrence Cannon, declaró el viernes durante una conferencia de prensa previa a la reunión que "no nos queda otra opción que buscar nuevas sanciones contra Irán".

La reunión de ministros, a la que asisten los representantes de Francia, Alemania, Italia, Japón, Rusia, el Reino Unido, Estados Unidos y Canadá así como la alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Catherine Asthon, se inicia en la noche con una cena de trabajo en las cercanías de Ottawa.

Pero el grueso de las discusiones se realizarán en la mañana del martes en el Chateau Cartier, a escasos kilómetros de la capital canadiense.

En la tarde del martes, al término de la reunión, los ministros de Asuntos Exteriores tienen previsto ofrecer una conferencia de prensa para explicar lo acordado.

También parte de la agenda son discusiones sobre la proliferación nuclear y Corea del Norte, el conflicto de Afganistán y la creciente presencia de extremistas islámicos en Yemen. Aunque el proceso de paz en Oriente Medio no está incluido oficialmente en la reunión, Canadá no descartó que aparezca en las conversaciones.

En las últimas semanas, los planes de edificación de Israel en Jerusalén Este ha provocado la suspensión de los planes de diálogo indirecto entre israelíes y palestinos y una creciente tensión entre las autoridades de Tel Aviv y Estados Unidos.

Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea han calificado la construcción de nuevas viviendas en los territorios ocupados como un obstáculo para la paz.