Lunes, 29 de Marzo de 2010

Con liberación de Calvo y Moncayo, resto queda en manos de canje humanitario

EFE ·29/03/2010 - 00:53h

EFE - "Un acuerdo humanitario tiene como condición que aquellos integrantes de las FARC que lleguen a salir de la cárcel, no regresen a delinquir", indicó el presidente colombiano, Álvaro Uribe. EFE/Archivo

Con la liberación unilateral por parte de las FARC del soldado Josué Daniel Calvo y el próximo martes del sargento Pablo Emilio Moncayo, todo apunta a que el resto de secuestrados quedan expuestos a la búsqueda de un camino que lleve a un intercambio humanitario entre cautivos y guerrilleros presos.

Si bien esta propuesta de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) no es nueva y se han dado pasos en ese sentido tiempo atrás, la guerrilla ha dejado claro que no seguirá liberando rehenes a cambio de nada, tal y como ha hecho desde 2008 y hasta hoy.

Antes de que una misión humanitaria partiera hoy a recoger al soldado Calvo a un lugar decidido por la guerrilla, la mediadora Piedad Córdoba recordó que "ésta es la última liberación unilateral de las FARC".

Como líder además de Colombianos y Colombianas por la Paz (CCP), un movimiento creado para buscar soluciones al conflicto interno y abogar por el canje humanitario, Córdoba manifestó en medio del frenesí de la liberación de Calvo que está construyendo una propuesta.

Ésta la plasmará en distintas cartas que dirigirá al presidente de Colombia, Álvaro Uribe; a las FARC y a los candidatos que se presentarán el 30 de mayo próximo a las elecciones presidenciales.

"Hay que insistir en el intercambio humanitario, yo me he comprometido con la comunidad (guerrillera) a seguir trabajando", dijo la senadora en la ciudad de Villavicencio.

La política opositora del Partido Liberal confió en que Uribe todavía puede lanzar una señal en ese sentido antes del 7 de agosto, cuando dejará la Presidencia.

Córdoba ha promovido ese intercambio en visitas a distintos países para convencer a la comunidad internacional de que ésta es una forma de poner fin al conflicto armado que se vive en Colombia, mediante una salida negociada y no a través de las armas.

En ese sentido, el también miembro de CCP y presidente de la Asociación de Víctimas de Terrorismo de Estado, Iván Cepeda, consideró hoy que la liberación de los rehenes por decisión unilateral de las FARC "es una demostración de que en Colombia sí se pueden lograr hechos de paz".

Para Cepeda lo que procede ahora es la liberación de todos los secuestrados a través del intercambio humanitario.

En las distintas ocasiones que se ha planteado un canje humanitario, unido de forma irremediable a los espinosos diálogos de paz, han intervenido actores colombianos y también extranjeros.

La intervención en el pasado de Francia, España y Suiza, los llamados "países amigos", fue decisiva.

Francia tuvo un interés especial debido a que se encontraba en aquellos años secuestrada la ex candidata presidencial Íngrid Betancourt, quien tiene la doble nacionalidad colombofrancesa.

Pero una vez que fue rescatada en un operativo militar, en julio de 2008, el Gobierno de París se hizo invisible en esa iniciativa.

Venezuela, a través de su presidente Hugo Chávez, también ha sido muy activo en pedir el canje humanitario.

De hecho, Chávez fue autorizado en 2007 por Uribe para gestionar liberaciones ante las FARC, pero esa mediación duró solo unos meses por decisión del Ejecutivo colombiano, que no vio con buenos ojos al mandatario del país vecino.

A la luz de los hechos, las FARC mantendrían a partir del martes, cuando liberen a Moncayo, a 21 policías y militares secuestrados y considerados "canjeables", y que sólo los dejará en libertad si el Gobierno entrega a medio millar de guerrilleros presos.

Las FARC han incluido en la lista de "canjeables" a extraditados por el Gobierno colombiano a Estados Unidos, entre ellos al antiguo canciller de las FARC, "Simón Trinidad".