Lunes, 29 de Marzo de 2010

Abaratar el despido no es la prioridad de los empresarios

El acceso a la financiación y la organización del tiempo de trabajo son claves para las compañías

B.C.B. ·29/03/2010 - 08:40h

La pregunta es recurrente: ¿quieren realmente los empresarios bajar el coste del despido? La protección de los contratos indefinidos ha sido la piedra de toque desde que el Diálogo Social comenzó su andadura en el verano de 2008 y, sin embargo, no está claro que esta sea una prioridad real de las empresas.

Las discusiones se han centrado en torno a la rigidez del mercado español y a la dualidad causada por la existencia de dos tipos de trabajadores (los indefinidos con un alto nivel de derechos y los temporales sin apenas protección). Al calor de esta polémica, la patronal ha encendido el debate del abaratamiento del despido y la implantación de un modelo de contrato único que ha sido tomado por el Gobierno como una propuesta inasumible.

Abaratar el despido es la sexta prioridad de las empresas, según una encuesta

Sin embargo, en petit comité, los empresarios de a pie reconocen que el abaratamiento del despido no solucionaría sus problemas. Esta opinión, que fue la que hace meses distanció las reivindicaciones de las pymes de las de la gran patronal, la CEOE, se refleja en las encuestas que periódicamente realizan algunas organizaciones, como el Instituto de Empresa Familiar o el Consejo de Cámaras, que citan la dificultad en el acceso al crédito como el principal problema actual del empresariado.

Uno de cada cinco

La semana pasada, la consultora Deloitte hizo pública una encuesta realizada entre los altos directivos de las empresas de la industria manufacturera en la que relegan al sexto lugar el abaratamiento del despido como una medida que les ayudaría para la recuperación del sector. Sólo uno de cada cinco de los encuestados lo citaron como una iniciativa muy importante en la recuperación. Sin embargo, nueve de cada diez de los directivos entrevistados aseguran que la medida más adecuada es la de mejorar el acceso a la financiación. Tampoco la rebaja de impuestos aparece en el podio de preocupaciones de estos empresarios, que sitúan en cuarto lugar el ajuste de la presión fiscal como una medida para favorecer a la industria.

Tampoco la rebaja de impuestos está entre las demandas más destacadas

Los 102 directivos entrevistados por la consultora abogan por la flexibilización de la jornada laboral y el impulso a la exportación como vías para conseguir mejorar sus resultados. Los incentivos para la contratación aparecen en el antepenúltimo lugar de las medidas a abordar. Sólo están peor considerados el aumento de la inversión pública y las iniciativas que busquen restringir la entrada de productos extranjeros.

Tampoco la disponibilidad del trabajo por turnos, un sistema que podría facilitar la aprobación del contrato a tiempo parcial sin horario definido, figura entre sus prioridades.

A estas soluciones a nivel sectorial se añaden también las medidas empresariales que los directivos creen que más les van a ayudar. El desarrollo de nuevos productos y la búsqueda de nuevos mercados junto con la reducción de costes conforman la receta que los ejecutivos pretenden aplicar a sus compañías para salvar el bache. Los empresarios se han esforzado también por encontrar el lado positivo a la crisis y el 70% considera que es una oportunidad para ser más competitivos y para mejorar la cuota de mercado. Además, casi la mitad de los empresarios cree que la crisis le ayudará a consolidar su posición, saliendo reforzado de este momento de debilidad.

Noticias Relacionadas