Domingo, 28 de Marzo de 2010

Zapatero se compromete a blindar la ayuda de cooperación

Barberá reculó y escuchó los elogios del presidente a la ciudad anfitriona

M. B. ·28/03/2010 - 22:30h

La alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, junto al presidente del Gobierno, ayer, en Valencia. - JUAN NAVARRO

El presidente del Gobierno, el único hombre que subió al escenario entre las más de 450 mujeres que participaron en el V Encuentro España-África el pasado fin de semana, clausuró  el acto reiterando su compromiso de lucha contra la desigualdad para "superar siglos y siglos de una dominación injusta, insólita, que aún se vive".

No fue el único guiño que José Luis Rodríguez Zapatero dedicó a la audiencia. Ante las representantes africanas, se comprometió a sostener "el gasto en ayuda al desarrollo a pesar de la crisis" y recordó que su Gobierno ha aumentado estas donaciones en un 150% desde 2004. La principal favorecida por este crecimiento ha sido África, que se ha convertido en el principal receptor de estas ayudas y ha pasado de poco más de 300 millones de euros a 1.400 el año pasado.

Medidas de igualdad

A las asistentes españolas, el presidente español volvió a recordarles, una por una, todas las medidas aprobadas a favor de la igualdad desde que llegó al poder. Entre sus logros, incluyó algunos de los datos hechos públicos la semana pasada, como las 1.300 víctimas de trata de seres humanos con fines de explotación sexual que fueron liberadas de las mafias en 2009. Un fenómeno que la ministra de Igualdad, Bibiana Alído, había vinculado minutos antes a las "redes esclavistas del siglo XXI que se sirven de las aspiraciones de las mujeres de una vida mejor".

Barberá escuchó cómo Rodríguez Zapatero daba las "gracias a la alcaldesa" de Valencia

El discurso de Zapatero, que obligó a interrumpir abruptamente una mesa de diálogo que se había retrasado y dejó sin tomar la palabra a la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde y a dos altos cargos de Portugal y la UNESCO, comenzó con una larga lista de agradecimientos. Muy especial fue el que dedicó a la alcaldesa de Valencia, Rita barberá, quien finalmente asistió a la clausura del congreso, a pesar de haber amenazado con no hacerlo el día antes en protesta por que la organización no invitó a Francisco Camps.

Rita Barberá escuchó cómo Rodríguez Zapatero daba las "gracias a la alcaldesa" de Valencia, porque celebrar el encuentro "en esta espléndida ciudad" concede al acto "más vigor y más significado". La líder popular había protestado en la jornada inaugural porque el presidente de la Comunitat Valenciana no había sido "convocado" por la organización. Un hecho que calificó de "desprecio a todos los valencianos".

A pesar de valorar que Zapatero había sido "muy amable" con ella, Barberá volvió a criticar que el presidente del Gobierno pudiera "decir que se sentía muy cerca de esta causa de las mujeres y de algunos hombres". La alcaldesa subrayó que "otros hombres, como el presidente Camps, no han podido hacerlo".