Lunes, 29 de Marzo de 2010

Arqueología experimental, la prehistoria en la mano

Esta disciplina explica la tecnología y los usos de los antepasados humanos

MIGUEL MARTÍN ÁLVAREZ ·29/03/2010 - 08:20h

M. M. Á. - Azagayas de avellano con puntas de sílex.

Gracias a la arqueología experimental se han comprendido muchas de las técnicas utilizadas por nuestros antepasados, su forma de resolver problemas y de pensar. Javier Baena, catedrático de Prehistoria de la Universidad Autónoma de Madrid, lo define de la siguiente manera: "Es un modelo de contrastación de hipótesis a través de la experimentación de un proceso técnico desarrollado en la actualidad". Es decir: cuando en una excavación arqueológica aparece una pieza, los investigadores se preguntan para qué y por qué se realizó. "Reproducimos la pieza, la probamos y contrastamos la hipótesis. Muchas veces se muestra que no tenía la función que se había pensado y hay que replantearse la teoría", dice José Aurelio García Munúa, investigador en el Museo de la Cueva de Altamira (Cantabria) y responsable de los talleres de arqueología experimental impartidos al público.

Ambos investigadores han impartido un curso sobre esta disciplina en el Parque de la Prehistoria de Teverga (Asturias), que se quedó sin plazas nada más abrirse. El interés por la prehistoria se encuentra en auge en España. "Los pioneros fueron los franceses; en nuestro país, esta rama es muy joven", comenta Munúa. "Pero empieza a tener mucho tirón en los congresos y varias universidades ya la incluyen en sus planes de estudios. Es un motor muy importante para la divulgación", añade.

La arqueología experimental se adentra en el pensamiento de nuestros antepasados. ¿Ha cambiado la forma de pensar del Homo sapiens desde Altamira? "Se han modificado las culturas, pero somos la misma especie", responde Munúa. "Ha cambiado la valoración del tiempo. Nosotros vivimos estresados, lo queremos todo para ayer y no vemos factible tardar una semana en hacer un arpón. En el Paleolítico, hacer un arpón llevaba varios días y eso era una ventaja; la manipulación estimula el cerebro para encontrar soluciones. ¿De dónde ha surgido lo aprendido e inventado por los humanos? De tener tiempo", concluye.