Lunes, 29 de Marzo de 2010

La travesía del Sáhara acaba con un millón de aves

El 29% de las rapaces jóvenes que migran muere en el desierto

MARTA DEL AMO ·29/03/2010 - 09:00h

Para algunas especies de aves, el viaje comienza en el norte de Rusia, pasando por Alemania, Francia y la Península Ibérica hasta llegar al Estrecho de Gibraltar. Allí inician la última fase de su ruta migratoria, cuya meta se encuentra en los manglares de la desem-bocadura del río Gambia, a través del árido desierto del Sáhara. Sin embargo, de los tres millones y medio de aves rapaces jóvenes que cada año emprenden este viaje de unos 10.000 kilómetros por primera vez, sólo dos millones consiguen acabarlo con éxito. "Cruzar el Sáhara es un gran reto para ellas", afirma Miguel Ferrer, director de la Fundación Migres, que ha celebrado recientemente en Algeciras (Cádiz) la II edición del Congreso sobre Migración de Aves y Cambio Climático.

En torno a un millón de las aves rapaces más jóvenes que migran hacia el sur de África por primera vez fallecen a su paso por este desierto, según concluye una recopilación de estudios presentada en el congreso por el investigador del Instituto Suizo de Ornitología, Bruno Bruderer, y el director del Departamento de Migración del Instituto Max Planck (Alemania), Martin Wikelski.

La etapa sahariana es el mayor factor de mortalidad en las rapaces jóvenes

La ruta a través del Sáhara es la principal causa de muerte en las rapaces jóvenes. De los dos millones de ejemplares que fallecen a lo largo del año, el 50% lo hace a su paso por esta región, "debido a las condiciones extremas del desierto", asegura el director de la fundación. Esto se debe a la elevada temperatura, a la ausencia de agua y a la baja humedad del aire, una serie de factores a los que "muchas aves no están acostumbradas", añade Ferrer. Otro medio millón fallece antes de llegar a esta etapa y el otro medio lo hará una vez concluida la migración.

Además, el cambio climático amenaza con aumentar la cifra. El Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC, en inglés) ha establecido dos modelos de comportamiento para el Sáhara, uno de los cuales prevé un aumento de la extensión del desierto.

Cada vez más grande

"A final de siglo, el desierto puede haber avanzado 400 kilómetros"

Actualmente, el Sáhara se está expandiendo hacia latitudes más elevadas entre cuatro y cinco kilómetros cada año. "Si se mantiene este ritmo, a finales de este siglo podría haber avanzado unos 400 kilómetros en total", agrega Ferrer. Si se cumple este fenómeno, el aumento del territorio desértico complicará aún más la migración de las aves, por lo que el número de ejemplares jóvenes que no consiga superar la etapa sahariana podría incrementarse. Además, el calentamiento global puede provocar que las condiciones del desierto se vuelvan aún más extremas. Las aves más jóvenes son las que más sufren durante las migraciones, puesto que la mortalidad en adultos a causa de este fenómeno sólo alcanza el 2%.

Los ejemplares de menor edad son de vital importancia para su comunidad, ya que son los encargados de renovar la población en la siguiente generación. "Si aumenta el número de fallecimientos entre las rapaces más jóvenes, muchas especies pueden abocarse al peligro de extinción", concluye Ferrer.