Domingo, 28 de Marzo de 2010

Obama exige a Karzai avances contra la corrupción

El presidente de EEUU visita por sorpresa Afganistán

AGENCIAS ·28/03/2010 - 20:00h

El presidente de EEUU, Barack Obama, pasa revista a la guardia de honor junto al presidente afgano, Hamid Karzai.

Barack Obama hizo ayer su primera visita como presidente de Estados Unidos a Afganistán, donde resaltó avances en la campaña militar contra la insurgencia talibán pero subrayó la necesidad de que el presidente Hamid Karzai logre resultados en la lucha contra la corrupción.

El avión Air Force One aterrizó en la oscuridad en la pista de Bagram, al norte de la capital, y desde ahí Obama fue llevado en helicóptero al palacio de Karzai.

"Quiero enviar un mensaje claro: la alianza entre Estados Unidos y Afganistán va a continuar. Hemos visto avances en las operaciones militares contra el extremismo en la región", dijo Obama.

"También queremos ver avances en gobernanza, estado de Derecho y esfuerzos anticorrupción para lograr un Afganistán más próspero, seguro e independiente", añadió.

La intención del presidente es presionar a Karzai en cuestiones como la corrupción y la lucha contra el tráfico de drogas, que supone una ingente fuente de ingresos para los talibanes.

El asesor de Seguridad de Obama, el general James Jones, dijo a la prensa que viajaba con el presidente que éste dejaría claro a Karzai -que obtuvo un nuevo mandato en unas elecciones marcadas por el fraude celebradas el año pasado- que "en este segundo mandato, hay ciertas cosas que debe hacer como presidente para abordar las cuestiones a las que hasta ahora no se ha prestado atención".

Según el portavoz de Obama, el presidente estadounidense quería recibir una "puesta al día en el terreno" de boca del general Stanley McChrystal, el máximo responsable de las tropas de EEUU y de la OTAN en Afganistán.

El presidente dio posteriormente un discurso ante las tropas estadounidenses, a las que trasladó su "confianza" en que lograrán con éxito la misión para la que han sido enviados.

Desde que Obama tomó posesión de su cargo, la guerra en Afganistán ha pasado de ser una prioridad por detrás de Irak a convertirse en el principal esfuerzo militar extranjero de EEUU. Ante una insurgencia talibán que no ha dejado de fortalecerse en los últimos ocho años, Obama decidió aumentar las tropas allí desplegadas.

Un tercio de los 30.000 soldados adicionales comprometidos ha llegado ya y ha participado en una gran ofensiva que el mes pasado se lanzó en el sur del país, una de las zonas donde más fuerte son los talibanes.

La visita de Obama, que estuvo en Afganistán durante la campaña electoral de 2008, cuando todavía era un aspirante a la presidencia, le permitirá observar sobre el terreno el desarrollo de dicha ofensiva y hablar con sus jefes militares.

La relación de la Administración Obama con Karzai no ha sido fácil y alcanzó uno de sus momentos más bajos el año pasado, durante las disputas poselectorales. El embajador Karl Eikenberry llegó a escribir en noviembre en un documento clasificado que Karzai no era "un socio estratégico adecuado".

El hecho de que Obama invitara ayer al presidente afgano a visitar Washington el próximo mes de mayo parece indicar un deseo de mejorar la relación.