Domingo, 28 de Marzo de 2010

Blázquez reconoce que fue difícil asimilar que un obispo presidiera los funerales de las víctimas

EFE ·28/03/2010 - 10:31h

EFE - El obispo saliente de Bilbao, Ricardo Blázquez. EFE/Archivo

El obispo saliente de Bilbao, Ricardo Blázquez, ha reconocido que en el pasado "hubo dificultades para asimilar" que el obispo debía presidir los funerales por las víctimas del terrorismo y ha opinado que ETA debe desaparecer "sin componendas de 'a ver cómo lo arreglamos'".

Blázquez ha realizado estas afirmaciones en una entrevista que hoy publica El Correo y en la que el recién nombrado arzobispo de Valladolid hace balance de los 15 años que ha estado en el País Vasco cuando está a punto de abandonar la diócesis de Bilbao, ya que el próximo 17 de abril tomará posesión de su nuevo cargo.

El obispo saliente de Bilbao ha recordado que la primera vez que él presidió un funeral de una víctima de ETA fue el de Miguel Ángel Blanco y que después, "en todas las ocasiones en que hemos tenido asesinatos de la organización, yo los quise presidir, ya sea de la Guardia Civil, o de la Policía Nacional o de Ertzaintza y al margen de su pertenencia política".

Blázquez ha afirmado que aunque "inicialmente pudo chocar" al final "se ha asimilado" esa presencia, al tiempo que ha insistido en que siempre ha querido "estar cercano a las víctimas".

También ha opinado que "el terrorismo es una amoralidad terrible" y ha asegurado que la Iglesia "debe levantar constantemente la voz reivindicado la desaparición del terrorismo y pidiendo que las víctimas sean recordadas".

Preguntado por si cree que la Iglesia vasca está politizada, Blázquez ha asegurado que no, al tiempo que ha recordado que en la misa que la pasada semana se celebró en memoria del lehendakari José Antonio Agirre "algunos políticos significativos de la vida de este pueblo" le dijeron;"le recibimos a usted mal, discúlpenos. Ahora, le despedimos con pena".

En la entrevista también ha afirmado que la Iglesia "no está en guerra" con José Luis Rodríguez Zapatero, aunque reconoce que les "preocupan algunas de sus leyes", como la del "divorcio express" o la del Aborto.

También se ha referido a los casos de pederastia en los que se han visto implicados miembros de la Iglesia, y tras asegurar que se trata de "una aberración que no puede justificarse", ha opinado que la "Justicia debe intervenir para reparar las cosas".

Sobre esta cuestión también ha incidido en otra entrevista que hoy publica El Deia y donde Blázquez ha matizado que en la Iglesia hay 400.000 sacerdotes y ha asegurado que "da la impresión de que a veces se generalizan los casos de pederastia para embadurnar y desacreditar a todos los sacerdotes".