Domingo, 28 de Marzo de 2010

Cuatro soldados heridos en el cuarto ataque con explosivos en menos de 24 horas

EFE ·28/03/2010 - 04:43h

EFE - Soldados tailandeses vigilan en frente del Regimiento de Infantería en Bangkok.

Cuatro soldados resultaron hoy heridos al hacer explosión una granada arrojada contra un cuartel del Ejército en Bangkok, en un nuevo ataque vinculado con las manifestaciones que pretenden forzar la disolución del Parlamento de Tailandia.

Este ataque, que eleva a 15 la cifra de heridos por explosiones de granada ocurridas en las últimas 24 horas, tuvo como objetivo el acuartelamiento del Regimiento 11 de Infantería, situado en una populosa zona de la capital, y donde el primer ministro, Abhisit Vejjajiva, y los altos mandos del Ejército y Policía tienen montado el centro para la coordinación de la seguridad

Fuentes policiales citadas por la televisión, indicaron que la granada del tipo M-79, explotó,la pasada madrugada, frente a cuatro soldados de guardia y que uno de ellos sufrió heridas de pronóstico grave.

Cerca de 80.000 "camisas rojas", como se conoce a los seguidores del depuesto ex primer ministro Thaksin Shinawatra, recorrieron ayer sábado zonas de la urbe para aumentar la presión sobre el Gobierno, al que califican de títere del Ejército.

A raíz del ataque contra el cuartel del Ejército, el viceprimer ministro a cargo de la seguridad, Suthep Thaugsuban, indicó en conferencia de prensa, que el Gobierno sopesa declarar el estado de excepción en determinadas áreas de la urbe.

La jornada de protestas antigubernamentales transcurrió sin que se produjeran incidentes violentos y con la retirada de soldados de varios puntos de la capital en los que habían sido desplegados con anterioridad.

Entrada la noche dos ataques con granadas en distintos lugares elevaron de nuevo la tensión en Bangkok, escenario de una nueva campaña de protestas callejeras que dura ya dos semanas.

Dos soldados y cinco civiles resultaron heridos al ser alcanzados por la metralla de una granada M-79 arrojada frente a la puerta principal de las instalaciones del Canal 5 de la televisión estatal, indicaron fuentes policiales.

Horas después, otras cuatro personas sufrieron heridas al hacer explosión un artefacto similar y de uso militar, en uno de los accesos a la sede del canal estatal de televisión NBT.

Hasta la fecha, las manifestaciones, que el primer día congregaron a 100.000 personas, el 14 de marzo, han transcurrido pacíficamente y los cuerpos de seguridad han evitado el uso de la fuerza.

Durante las últimas dos semanas, más de una decena de artefactos han estallado en el exterior de oficinas gubernamentales y cuarteles, sin causar, hasta el momento, víctimas mortales.

Antes del inicio de la manifestación, durante la madrugada del sábado, estalló otro artefacto en el recinto del Departamento de Aduanas en Bangkok, donde provocó daños materiales.

El Gobierno declaró la Ley de Seguridad Interna en la capital y provincias aledañas el 11 de marzo y desplegó unos 50.000 militares y policías para evitar que las movilizaciones se tornasen violentas, como ocurrió en abril de 2009.

Tailandia está inmersa en una profunda crisis desde el golpe de Estado que depuso en 2006 al multimillonario Shinawatra, un ex policía que se ganó a las clases populares con políticas sanitarias y sociales.

La mayoría de los "camisas rojas" y las clases más humildes del norte y noreste del país idolatran a Shinawatra y consideran a Vejjajiva un "hombre de paja" de la elite y el Ejército.

Shinawatra vive en el exilio y fue condenado en rebeldía en 2008 a dos años de prisión por un delito de corrupción.