Sábado, 27 de Marzo de 2010

'Ibra' se hace importante

Un gol del sueco sirve al Barça para asaltar el Ono Estadi y obliga al Madrid a ganar para seguir líder

ENRIQUE MARÍN ·27/03/2010 - 22:04h

REUTERS - Los jugadores del Barcelona celebran el gol anotado por Zlatan Ibrahimovic.

Como si de una interminable tanda de penaltis se tratara, Barça y Madrid prosiguen su particular y elitista duelo por el título de Liga en la que los rivales parecen meras comparsas. Le tocaba lanzar primero al Barça y esta vez fue Ibrahimovic quien se encargó de anotar un solitario gol, y no precisamente de penalti, con el que llevarse el triunfo de Mallorca e incrementar a 74 la “puta barbaridad de puntos” a la que hizo mención Guardiola.

Pese al cartel del rival, cuarto clasificado y una única derrota en su campo, el Barça se impuso al Mallorca con cierta suficiencia. No sin pasar un par de apuros bien solventados por Valdés y con un Ibra enorme que se ha propuesto hacerse importante. En ausencia de Messi, quien al decimoséptimo descansó, el sueco se encargó de amortizar otro partido más efectivo que efectista del Barça. Con su arsenal en el banquillo y el Arsenal en la cabeza, Guardiola introdujo un buen números de cambios. Más de los esperados y a priori menos de los necesarios para asaltar un estadio donde esta temporada los baleares parecen galos. El propio Manzano, que se las da de druida, había retado a Guardiola a alinear su mejor equipo, pero Pep le hizo caso omiso y, pese a prescindir de titulares como Piqué, Xavi y el citado Messi, se llevó el triunfo.

El Mallorca salió decidido a intimidar y en menos de dos minutos los bermellones tuvieron una doble ocasión de gol, en la que Aduriz se topó con el palo y el Chori Castro, con Valdés, otra vez decisivo para que su equipo no tuviera que jugar con el marcador en contra. La presión del Mallorca era más posicional que física, de ahí que Guardiola pronto moviera sus fichas. El Barça se hizo más ancho para ser más profundo. Touré, como tercer central, con Puyol y Milito muy abiertos, y Alves y Maxwell adelantados para tener superioridad en el centro del campo. Iniesta ocupó la ubicación habitual de Xavi, pero al 8 no se le vio fino.

Nada más arrancar la segunda parte Guardiola mandó calentar a Messi. La sorpresa fue que el argentino relevó a Iniesta, que se retiró con molestias para lógica preocupación de su entrenador. La irrupción del 10 daba otra dimensión al partido, pero Messi apenas tuvo protagonismo. Sí lo tuvo Xavi, quien, sin apenas tiempo para que su presencia surtiera efecto, botó un córner en el que llegó el gol de Ibrahimovic. Al sueco se le juzga erróneamente por los goles que marca, pues su aportación va mucho más allá. Aún así el gol le dio confianza y en la jugada siguiente Ibra asistió a Messi con la espalda, en un gesto técnico que define perfectamente su papel más allá de cantar goles.

No corrió peligro el resultado para el Barça, que se dejó llevar, sin forzar y exponerse. Vestidos completamente de amarillo, los catalanes recuperan el liderato y dejan la pelota en el punto de penalti del Madrid, quien esta noche está obligado a derrotar al Atlético para seguir vivo y provisionalmente por delante en esta lucha bipolar. El partido del Bernabéu está cada vez más cerca y prueba de ello es que Alves forzó la quinta amarilla.