Domingo, 28 de Marzo de 2010

El feudo más seguro del PSOE

Los socialistas pierden cinco diputados, pero aguantan su mayoría absoluta. El PP avanza casi seis puntos y cuatro escaños. Izquierda Unida puede volver a la Asamblea regional

PÚBLICO ·28/03/2010 - 09:00h

El PSOE se topará con algunas complicaciones en sus tradicionales feudos en las próximas elecciones autonómicas de 2011, caso de Asturias o Castilla-La Mancha. No será el caso de Extremadura. El presidente regional, Guillermo Fernández Vara, retendrá sin problemas la mayoría absoluta. Su ventaja sobre el PP se reduce, sin embargo. Además, Izquierda Unida podría volver a la Asamblea de Mérida tras una legislatura fuera. Es la tercera novedad a la que apunta el Publiscopio autonómico elaborado entre el 15 y el 18 de marzo, a partir de 799 entrevistas realizadas en las dos provincias de la comunidad.

En tres años, los socialistas descienden cinco puntos en estimación de voto. Si las elecciones se celebrasen hoy, obtendrían un 48,1% de las papeletas, frente al 53% de 2007. El PP experimenta una subida aún más significativa que la caída del PSOE: 5,7 puntos, hasta colocarse en el 44,4%. IU, por su parte, gana una décima. Del 4,5% crece al 4,6%.

Los electores conservadores asignan un 5,5 a Fernández Vara

En el reparto de escaños, hay que tener en cuenta que en la Asamblea de Extremadura se sientan 65 diputados. 36 de ellos lo harán por Badajoz (uno más que en 2007 por el aumento de población) y 29 por Cáceres (uno menos).

El PSOE lograría 33 parlamentarios. Perdería cinco, aunque seguiría rebasando a los conservadores en las dos provincias. El PP pasaría de 27 a 31 actas. IU podría conseguir un escaño si firma un 5% en Badajoz. Al PSOE no le haría falta IU para gobernar.

Pero si la federación no alcanza el 5%, aunque sea por poco, se quedaría de nuevo fuera del Parlamento. En tal caso, su escaño correspondería a los socialistas, si bien por una diferencia pequeña.

Más simpatía, menos rechazo

La hegemonía del PSOE es incontestable en los demás parámetros, según el Publiscopio. En intención declarada de voto, la ventaja sobre el PP es de 2,9 puntos (29,9% frente a 27%), aunque hace tres años la diferencia en el voto emitido fue mayor, de 10,6 puntos.

También el partido de Fernández Vara conecta mejor con los ciudadanos. Un 33,6% dice simpatizar con él y un 28,2%, con la formación conservadora. A la inversa, el PP concita más rechazos: lo desprecia casi una cuarta parte de los extremeños (el 23,7%), mientras que el PSOE se enfrenta a la repulsa del 15,9%.

El 50% aprueba la actual gestión del Ejecutivo autonómico

En el cuerpo a cuerpo de los probables candidatos, el actual presidente de la Junta de Extremadura derrota sin demasiados problemas a su oponente, el presidente regional del PP desde noviembre de 2008, José Antonio Monago.

Fernández Vara es más conocido: lo identifica un 92,6%, y a su rival, un 65,5%. En nota, el jefe del Ejecutivo autonómico supera el aprobado. Los ciudadanos le asignan un 6,3 y a Monago, un 5,3. Resulta llamativo que los votantes del PP califiquen al presidente extremeño con un 5,5. En cambio, los electores del PSOE imponen sólo 4,4 al probable aspirante del PP. En paralelo, los votantes conservadores ponen peor media a su líder (6,7) que los del PSOE al suyo (7,1).

Hasta un 40,8% de los ciudadanos prefiere que Fernández Vara repita en la Junta cuatro años más (un 12% de los votantes del PP incluso desea que sea así). A Monago le quiere en el Ejecutivo un 22%.

En cuanto al pronóstico, los extremeños parecen albergar pocas dudas. Tres de cada cinco (58,1%) augura que vencerá el secretario general de los socialistas, mientras que apenas un 9,1% aventura que ganará el PP.

Un 45,8% de los electores califica de buena o muy buena la gestión de Fernández Vara al frente de la Junta. Otro 37,1% la concibe como regular y un 8%, la tacha de negativa. Por el contrario, el 18,6% percibe como positiva la labor de Monago como jefe de filas del PP. Un 11,7% la tilda de mala o muy mala.

Más del 40% dice sentir poca confianza en los dos candidatos

Quizá el punto más conflictivo para el PSOE es la confianza. La división es total: un 43,7% siente mucha o bastante confianza en Fernández Vara, y otro 43%, poca o ninguna. El líder del PP genera recelos en el 42,2%. En otro 16,2% sí que suscita confianza.

Bien carreteras y educación

El Publiscopio ahonda asimismo en la valoración del Gobierno regional. La mitad exacta de los extremeños lo aprueba. Menos de un tercio (32,8%) le endosa el suspenso. De nuevo, se constata que los electores del PP no ven con malos ojos al Ejecutivo del PSOE: uno de cada cuatro aprueba la labor de la Junta.

En el desglose por áreas de gestión, salen mejor paradas la inversión en una red de carreteras, la protección del medio ambiente, la atención a los mayores y la enseñanza y sanidad públicas. Fernández Vara suspende, como el resto de presidentes autonómicos, en la lucha contra la crisis y el fomento del empleo.

¿Qué pasaría si gobernara el PP? Hay división: un 19,9% juzga que la Junta iría mejor. Un 20,1% (sólo dos décimas más) cree que todo marcharía peor.