Sábado, 27 de Marzo de 2010

Los tanques israelíes se retiran del sur de Gaza

La del viernes fue la jornada de enfrentamientos más graves en Gaza desde el fin de la ofensiva militar de Israel que costó la vida a 1.400 palestinos

AGENCIAS ·27/03/2010 - 10:31h

Los tanques israelíes se retiraron este sábado de las posiciones que ocuparon durante la noche del viernes en el área del sur de Gaza próxima a la frontera común, donde horas antes murieron en combate dos soldados israelíes y dos milicianos palestinos.

Al menos siete carros blindados se habían apostado en el área tras un intercambio de disparos con milicianos palestinos que ocupan la zona, al este de la ciudad de Khan Younes.

Un miliciano palestino resultó herido en los enfrentamientos, según informaron fuentes medicas locales, que precisaron que en los combates previos, además de los cuatro muertos, también se registraron media docena de heridos entre ambas partes.

El viernes, un grupo de palestinos tendió una emboscada a unos soldados que, según el Ejército, habían cruzado la frontera para desarmar una mina. Dos soldados de infantería murieron y otros dos resultaron heridos. Uno de los israelíes fallecidos ayer es el mayor Eliraz Pretz, segundo al mando de un batallón de la Brigada Golani, el cuerpo de combate más prestigioso del Ejército de Israel. En el enfrentamiento, los israelíes dijeron haber matado también a dos palestinos armados.

 Un miliciano palestino resultó herido en los enfrentamientos de anoche

Se trata de la jornada de enfrentamientos más graves en Gaza desde el fin de la ofensiva militar de Israel de hace algo más de un año en la franja, que costó la vida a 1.400 palestinos, en su mayoría civiles, y trece israelíes.

Hamás dijo que sus hombres intervinieron en el enfrentamiento fronterizo en defensa propia. "Nos hemos habituado a ver a grupos disidentes (palestinos) llevando a cabo ataques y a Hamás intentando calmar las cosas. Posiblemente está perdiendo su poder, por toda clase de razones", dijo el viernes a la televisión israelí el ministro de Defensa, Ehud Barak, quien responsabilizó a Hamás de cualquier ataque que se produzca contra Israel desde Gaza, bajo el control del movimiento islamista pero en el que también operan grupos armados de otras organizaciones palestinas.

La nueva espiral de violencia coincide con bajas expectativas de una pronta reanudación de la negociación debido a la negativa del Gobierno de Israel a frenar la expansión de las colonias judías en Jerusalén Este (árabe), que es la condición planteada por EEUU y la Autoridad Nacional Palestina (ANP) para poner en marcha un proceso de paz que sea creíble.