Viernes, 26 de Marzo de 2010

La coalición opositora de Ayad Alawi obtiene el mayor número de escaños en el Parlamento iraquí

EFE ·26/03/2010 - 12:11h

EFE - El ex primer ministro iraquí y líder opositor Ayad Alawi (d) y el actual jefe del Gobierno y candidato electoral, Nuri al Maliki.

La coalición opositora iraquí encabezada por el ex primer ministro iraquí Ayad Alawi se convirtió hoy en la alianza política con mayor número de escaños en el nuevo Parlamento iraquí, con 91 diputados de los 325 que estaban en disputa.

En segundo lugar quedó la coalición dirigida por el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, con 89 escaños, según los resultados finales de los comicios del 7 de marzo anunciados hoy por la Comisión Electoral.

En tercer lugar quedó la Alianza Nacional Iraquí (ANI), integrada por grupos políticos chiíes, con 68 escaños, mientras que la actual coalición gobernante en al región autónoma del Kurdistán iraquí logró el cuarto puesto, con 38 escaños.

Los datos son aún provisionales y tienen que ser ratificados por la Corte Suprema. Los partidos políticos, además, tienen tres días de plazo para presentar sus impugnaciones.

De acuerdo con estos datos, ninguna alianza política cuenta con los escaños suficientes para gobernar en solitario, por lo que será necesario recurrir a coaliciones políticas para llegar al Gobierno.

Los datos fueron dados a conocer por responsables de la Comisión Electoral en una comparecencia ante los periodistas que comenzó con casi una hora de retraso.

Las autoridades electorales dieron los escaños que le correspondían a cada partido en cada una de las dieciocho provincias iraquíes, sin dar al final el resultado de cada alianza política o la composición final del Parlamento.

Sólo en Bagdad, el mayor distrito electoral, la coalición liderada por Al Maliki, el Estado de Derecho, obtuvo 26 escaños, mientras que la coalición opositora dirigida por Alawi, Al Iraqiya (La Iraquí), logró 24 diputados.

Antes de informarse de los datos, Ad Melkert, jefe de la Misión de la ONU en Irak, que ha seguido de cerca estos comicios, calificó las elecciones como "creíbles" y pidió a los partidos políticos respetar los resultados.

"Los resultados representan la voluntad del pueblo", agregó Melkert, quien resaltó que la misión de la ONU no había encontrado "un fallo sistemático" o señales de fraude, aunque sí "algunas imperfecciones".

"Ninguna elección en el mundo es perfecta", añadió.