Viernes, 26 de Marzo de 2010

¿Es la Hora del Planeta una iniciativa ecológica?

Un bajón en la demanda eléctrica desequilibra el sistema

MARTA DEL AMO ·26/03/2010 - 20:00h

La Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia durante La Hora del Planeta 2009.

La sonrisa de Pocoyó refleja la buena intención de la Hora del Planeta. Este personaje infantil será el padrino de un movimiento internacional, promovido por WWF, que busca concienciar a la sociedad sobre el cambio climático, y por el que la ONG insta a apagar las luces entre las 20.30 y las 21.30 de este sábado (hora local en cada ciudad).

Sin embargo, este solidario proyecto no empezó de forma muy ecológica. La convocatoria de este año es la tercera que WWF organiza en España, aunque en 2007 ya tuvo lugar un movimiento similar, promovido por la asociación de ONG Alianza por el Planeta. En aquella ocasión se denominó Apagón Ecológico y sólo duró cinco minutos. Lo que no se sabía es que un descenso brusco en la demanda eléctrica provoca un desequilibrio en la red que debe ser rápidamente corregido. Según datos de Red Eléctrica (REE), la convocatoria de 2007 consiguió ahorrar 1.050 megavatios de energía. Sin embargo, este desajuste "produce un aumento relativo de las emisiones de CO2", según afirma el jefe del departamento del Centro de Control de REE, Tomás Domínguez. Aunque el volumen total de emisiones durante un apagón de este tipo disminuye, el sistema se aleja de la eficiencia, ya que cada kilovatio generado emite más CO2.

La emisión relativa de CO2 creció un 1,83% durante la edición de 2007

Cinco minutos antes de que comenzara el acto de 2007, la producción de electricidad generaba 0,358 toneladas de CO2 por cada megavatio hora. Diez minutos después, la producción de este gas alcanzó las 0,364 toneladas, lo que supone un aumento de 6 kilos de CO2 por cada megavatio hora, o un aumento de las emisiones del 1,83%.

La convocatoria de 2008 también causó un ligero ascenso de la emisión relativa de CO2. Diez minutos antes del acto, el volumen de gas por megavatio hora era de 0,305 toneladas. No obstante, cuando comenzó el movimiento, la cifra aumentó hasta las 0,307 toneladas, es decir, dos kilogramos de CO2 más por cada megavatio hora de energía.

La fecha más adecuada

WWF: «No se busca el ahorro energético, sino que la gente tome conciencia»

"La convocatoria de 2007 nos dio un gran susto", confiesa el secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo. Aquel año el movimiento tuvo lugar un jueves laborable, durante un pico de alta demanda de energía, lo que provocó un gran desajuste en el sistema eléctrico. "Ahora esta iniciativa se hace con cuidado", explica Del Olmo.

La ONG ha comunicado con antelación a REE la fecha escogida para la Hora del Planeta para que pueda anticiparse a posibles bajones en la demanda energética. De hecho, durante la convocatoria de 2009, las emisiones relativas de CO2 disminuyeron en lugar de aumentar. "Además, hemos convocado las tres últimas ediciones en sábado, cuando el consumo eléctrico es más reducido", añade. Según el ecologista, esta iniciativa no pretende ahorrar energía, sino que la sociedad tome conciencia del problema.

Una hora que unirá a 121 países


En el mundo

Según WWF, más de 4.000 localidades de 125 países van
a participar en el movimiento de este año.

En España
Un total de 180 ciudades de las 17 comunidades autónomas, así como Ceuta, Melilla y Andorra, se han sumado a desconectar la luz de sus edificios públicosy emblemáticos.

Personajes
Pocoyó será el padrino de esta edición y el encargado de dar la salida en la I Carrera por el Planeta que tendrá lugar en Madrid. A su vez, el cantante Jorge Drexler dará un concierto en acústico en la capital. El director manchego Pedro Almodóvar también se ha sumado a la iniciativa.

Monumentos
La Torre Agbar (Barcelona), el Museo Guggenheim (Bilbao), la Alhambra (Granada), la Torre del Oro (Sevilla) y el Palacio Real (Madrid) serán algunos de los edificios que apagarán sus luces en la convocatoria de este año.

Organizaciones
El Ministerio de Medio Ambiente, PSOE, PP y UGT se han sumado a la iniciativa, entre otras organizaciones. También han firmado su adhesión más de 90 empresas privadas.