Sábado, 27 de Marzo de 2010

"La informática en red no sustituye al ordenador"

Director general de los servicios de 'Cloud Computing' de Microsoft

TONI POLO ·27/03/2010 - 08:00h

Doug Hauger, el martes en Barcelona.

El futuro está en una nube. Las grandes compañías informáticas con Google, Microsoft e IBM a la cabeza han girado toda su estrategia desde el ordenador personal a Internet, porque la mayor parte de los usuarios ya trabajan en línea y almacenan sus documentos en la red. Ahora, lo que reside en Internet es el propio negocio, que las empresas llaman cloud computing o informática en la nube. Doug Hauger, director general de la infraestructura Cloud Computing de Microsoft, cree que el rumbo y el ritmo de los negocios han cambiado con estos servicios.

¿Qué entendemos por cloud computing?

No se trata de que una empresa suba sus productos a la red sin más. Se basa en dos nuevos modelos, el de negocio y el tecnológico. El primero tiene tres claves: ahorro de costes, rápida salida al mercado y capacidad de emprender acciones que no se podían hacer en una infraestructura tradicional. El segundo, el tecnológico, construye servicios para el cliente, de manera que este no tenga que construirlos sí mismo.

¿Qué servicios ofrecen?

Tenemos servicios que van directos al usuario final, como, por ejemplo, de correo electrónico, documentos de Office [como Word o Excel] o comunicación. También tenemos servicios de plataforma, que permiten construir a los clientes, para que sean fáciles de personalizar.

¿Qué ventajas concretas ofrece a las empresas?

Le pondré un ejemplo real: una empresa realiza los análisis financieros de las distintas bolsas (Londres, Nueva York...). Cada día toma todos los datos, los procesa y los entrega a sus compañías de clientes, lo que supone miles de operaciones. Con un servicio de cloud computing se ahorra gestionar, mantener y sostener un centro de datos, porque lo que necesitan para realizar ese procesamiento de datos lo tiene en la nube.

¿La red sustuitirá al ordenador?

No, pero en el futuro se encontrarán cada vez más servicios en la nube. Hay una ventaja para las pequeñas empresas respecto de las grandes, porque las primeras no tienen la capacidad para asumir el montaje, el mantenimiento o la seguridad de grandes servidores. No son empresas expertas en estos temas, por lo que delegan toda esta gestión.

¿No pierde control el cliente?

Le ofrecemos también la posibilidad de que gestione los servicios adquiridos sin tener que pasar por Microsoft. Es decir, damos las ventajas de la plataforma pero si, por ejemplo, el sector público quiere tener los datos más controlados, los pueden gestionar ellos mismos.

¿Cuáles son los riesgos?

La seguridad, sobre todo por los hackers. Fue uno de los primeros problemas que tuvimos que solventar. Por lo que se refiere al almacenamiento seguro de datos, contamos con diferentes centros en el mundo. Además, la plataforma tiene alta disponibilidad, con otros dos servidores en los que están duplicados los datos.

¿Cómo valora su competencia?

Existen muy buenos competidores. Google lo es en el mercado de consumo, pero sus clientes no suelen ser empresas. Amazon requiere que todo esté instalado en su infraestructura, no en la del cliente. IBM no sabemos aún qué hace. Microsoft cuenta con más de 30 años de experiencia en el negocio, y eso creo que será clave en la competencia.