Viernes, 26 de Marzo de 2010

La Semana Santa comienza con sol y más de 18 grados

Sin embargo lloverá de lunes a miércoles y el jueves la situación mejorará

OTR/PRESS ·26/03/2010 - 18:45h

El tiempo en vacaciones importa, y mucho. El sábado y domingo brillará el sol y las temperatura subirán en "toda España" según las previsiones que, de cumplirse, harán que la inminente Semana Santa no sea "terriblemente mala" en cuanto al tiempo se refiere. Eso sí, el lunes y el miércoles pasará un frente que dejará lluvias en la mitad noroccidental, es decir, al lado izquierdo de los Pirineos hasta Gibraltar, según informó este viernes la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), que añadió que desde el jueves al domingo la situación volverá a ser estable.

Así, el portavoz de la AEMET, Angel Rivera, explicó que se prevé una Semana Santa "propia de primavera", es decir, que el tiempo no se mantendrá estable durante todas las vacaciones. Además, señaló que el lunes martes y miércoles serán los días más inestables de forma general y, en particular, en la mitad noroccidental, donde se esperan precipitaciones débiles y incluso moderadas en Galicia. A partir del miércoles por la tarde, la estabilidad y los termómetros se irán recuperando "sin llegar a alcanzar las buenas temperaturas de este fin de semana".

Durante la segunda parte de la Semana Santa se espera un tiempo "en general relativamente estable, con algún chubasco no generalizado", por lo que de jueves a domingo habrá "riesgo pequeño" de algunas precipitaciones débiles y dispersas.

Termómetros en ascenso

Concretamente, el sábado y el domingo de Ramos los termómetros subirán en toda España salvo en Levante, donde se mantendrán sin cambios, hasta 22 y 23 grados centígrados en el sur; a 18 ó 20 grados en el centro; de 16 a 17 en el norte y uno ó dos grados más en las costas del norte de la Península. En Levante se mantendrán los termómetros en unos 20 grados.

Rivera agregó que el lunes llegará por el noroeste un sistema frontal atlántico que cruzará le Península de oeste a este dejando precipitaciones moderadas en el noroeste y áreas de montaña y que disminuirán cuanto más al sur y al este de la Península. Existe poca probabilidad de que lleguen al Mediterráneo y Baleares. "No será importantes, salvo en Galicia", puntualizó.

En esos días, las temperaturas caerán, de forma moderada, unos 4 ó 5 grados en la vertiente atlántica peninsular y unos 2 grados en el resto. No obstante, Rivera precisó que no se esperan heladas en esta semana.

Ya el miércoles, indicó que las lluvias tenderán a remitir menos en el litoral y en los Pirineos, donde podrán mantenerse con una intensidad localmente moderada. El viento será de componente oeste moderado con intervalos de fuerte, sobre todo el martes.

En Canarias, soplarán alisios moderados que favorecerán la formación de nubes en el norte del archipiélago, dejando cielos poco nubosos en el sur.

El portavoz de la AEMET adelantó que a partir del miércoles por la tarde, el jueves, viernes y sábado santo se tenderá a una "estabilización generalizada del tiempo" y tan sólo en el extremo norte peninsular hay una "pequeña probabilidad" de precipitaciones débiles, aunque éstas se podrían extender de forma "ocasional" a puntos dispersos de la mitad noroccidental.