Viernes, 26 de Marzo de 2010

Las FARC aplazan la entrega del cadáver de un policía muerto pero mantienen las liberaciones

EFE ·26/03/2010 - 15:15h

EFE - En la imagen Luis Alberto (i) y Maria Nubia Calvo (d), familiares del soldado secuestrado Josué Daniel Calvo por las FARC. EFE/Archivo

Las FARC afirmaron hoy que sigue en firme la anunciada liberación de dos militares, pero no entregarán ahora los restos mortales de un oficial de la policía muerto en cautiverio en 2006 debido a las "acrecentadas operaciones militares".

En un comunicado publicado en la página web de la Agencia de Noticias Nueva Colombia (Anccol), las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) acusaron al Gobierno hacer "todo lo posible" por impedir las liberaciones del sargento Pablo Emilio Moncayo y del soldado Josué Daniel Calvo.

"Mientras el Gobierno afirma que facilitará las condiciones para el regreso de los prisioneros (rehenes), incrementa sus operaciones en las tres áreas haciendo todo lo posible para impedir las liberaciones", señaló la guerrilla.

En el comunicado, las FARC subrayan que su decisión de entregar a los dos militares y los restos de mayor Julián Guevara es "irrevocable".

"Moncayo y Calvo están listos para su liberación. La entrega de los restos del mayor Guevara debemos aplazarla dado que el ejército ocupa el área donde se encuentran", agregaron las FARC.

Uno de los rehenes será entregado este domingo y el otro el martes, según confirmó hoy la senadora Piedad Córdoba, miembro de la comisión humanitaria que los recibirá.

En un principio, las liberaciones estaban previstas para este sábado y el próximo lunes, pero ayer el Alto Comisionado para la Paz en Colombia, Frank Pearl, anunció que se retrasaban al domingo y el martes "si todo sale bien".

"La liberación unilateral determinada por las FARC es un irrefutable hecho de paz, una demostración inequívoca de voluntad política por el canje", agrega el comunicado de las FARC.

La organización guerrillera exigió al Gobierno del presidente Álvaro Uribe garantizar la culminación de los operativos de entrega de los rehenes "sin provocaciones, ni esguinces, ni trampas, con diafanidad frente a las familias, al país y al mundo".

Recordaron además que es necesario "que se hagan públicos los protocolos acordados" entre el Gobierno y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

Como consecuencia del retraso de las liberaciones, el viaje de la misión humanitaria a Brasil para encontrarse con los pilotos de los helicópteros de la Fuerza Aérea brasileña que participarán en la operación se paso del jueves a hoy viernes.

De la base brasileña de San Gabriel los helicópteros viajarán a la ciudad colombiana de Villavicencio, unos 120 kilómetros al sureste de Bogotá, desde donde el domingo partirán a recoger a uno de los dos militares liberados.

La otra misión partirá el martes desde la ciudad de Florencia (sur).

La misión humanitaria está conformada por Córdoba, dos representantes del CICR, el obispo de Magangué, monseñor Leonardo Gómez y los miembros del colectivo Colombianas y Colombianos por la Paz Olga Amparo Sánchez y Hernando Gómez.