Viernes, 26 de Marzo de 2010

Madre del policía muerto en cautiverio dice a las FARC que ella va a recogerlo

EFE ·26/03/2010 - 15:15h

EFE - En la imagen Luis Alberto (i) y Maria Nubia Calvo (d), familiares del soldado secuestrado Josué Daniel Calvo por las FARC. EFE/Archivo

La madre del mayor de la Policía Julián Ernesto Guevara pidió hoy al jefe de las FARC, Guillermo León Sánchez, "Alfonso Cano" que le indique dónde están los restos de su hijo, muerto en cautiverio en 2006, porque ella está dispuesta a ir a recogerlos, ante el aplazamiento de la entrega.

"Lo único que le quiero recalcar al señor Cano es que yo estoy dispuesta a ir por los restos de mi hijo, donde él me diga, donde él me cite", clamó Emperatriz de Guevara, en declaraciones a Caracol Radio.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que se comprometieron a entregar los restos de Guevara en abril del año pasado, dijeron en un comunicado que esto no podrá ocurrir en los próximos días porque el área donde se encuentran permanece ocupada por el Ejército.

Las FARC argumentaron que la demora en las liberaciones del sargento Pablo Emilio Moncayo y del soldado Josué Daniel Calvo se debe también a que el Gobierno no ha cesado las operaciones militares.

No obstante, Emperatriz de Guevara reclamó "saber la verdad" y se mostró dispuesta a "esperar un poco más" si es que hubiera "algún motivo por el que tenga que esperar".

Pero a juicio del comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla, no existe "excusa ni justificación" para que las FARC no entreguen los restos del mayor Guevara, y admitió, también a Caracol Radio, que la Fuerza Pública desconoce su localización.

"Sabemos el área general en la que se encuentran los secuestrados pero del mayor Guevara no sabemos", indico el oficial.

Padilla resaltó que, pese a no estar estipulado en el protocolo de seguridad acordado con la Cruz Roja, el Ejército está dispuesto a mover algunas tropas para que se cumpla con la entrega de los restos del oficial.

Y agregó que se mantendrán las operaciones en todo el país hasta el sábado, cuando entre en vigencia el alto el fuego pactado en el protocolo.

Más contundente se mostró el Alto Comisionado para la Paz, Frank Pearl, quien calificó de "reprochable" la actitud de las FARC.

"Aquí lo que hay es una falsedad porque aquí no hay una razón válida, no hay una razón de fondo. Si no tenían la certeza de que los tenían, ¿cómo es que le generan expectativas a una señora que ya perdió otro hijo? (...). Por favor, hay que tener un mínimo respeto", aseveró.

Pearl recordó a la guerrilla que "si hubiera operativos en la zona donde está el cuerpo se suspenderían para realizar la entrega. Para eso tenemos los protocolos de seguridad, que fueron acordados, anunciados y refrendados, por las partes".