Viernes, 26 de Marzo de 2010

La Iglesia gala denuncia una campaña contra el Papa y lamenta los casos de pederastia

EFE ·26/03/2010 - 15:40h

EFE - El papa Benedicto XVI saluda a unos 70.000 jóvenes de las diócesis de Roma y Lazio en la plaza de San Pedro, en el Vaticano, durante un evento que conmemora el 25 aniversario del primer Día Mundial de la Juventud, ayer, 25 de marzo.

La conferencia episcopal francesa lamentó hoy las "faltas y errores pasados" relacionados con la pederastia y aplaudió la intención del Papa de tomar "medidas estrictas para evitar que se reproduzcan abominaciones similares", al tiempo que denunció una campaña de desprestigio contra la figura del Pontífice.

"Nuestra Iglesia católica celebra la Pascua en un clima de sospecha y de tristeza", asegura el cardenal André Ving-Trois, en la que afirma que "los casos de pederastia revelados en ciertos países de Europa son motivo de escándalo para muchos de nuestros contemporáneos y sumen a los católicos en la vergüenza y la angustia".

El cardenal valora la misiva de Benedicto XVI a los católicos irlandeses, en la que, a su juicio, "expresa compasión por las víctimas, reconoce los errores y faltas pasadas y llama a tomar medidas estrictas para evitar que abominaciones similares se reproduzcan".

No obstante, la cabeza de la Iglesia católica en Francia denuncia una "campaña de denigración y de calumnias organizada para manchar la figura del Papa", por lo que traslada al Pontífice su "solidaridad".

Los obispos franceses recuerdan, además, que en 2002 publicaron una obra dedicada a los educadores titulada "Luchar contra la pederastia" para combatir un problema que "afecta a toda nuestra sociedad, no solamente a la Iglesia", al tiempo que invitan a otras instituciones a "hacer un trabajo equivalente" al suyo.

"Esta prueba a la que nos enfrentamos debe redoblar nuestra vigilancia", agrega André Ving-Trois, quien considera que ésta "no puede ocultar las otras realidades" de la vida eclesiástica y subraya que "la inmensa mayoría" de los curas de su diócesis "viven su compromiso desde la fidelidad y la alegría del servicio al que consagran su vida".

Sin embargo, este "dinamismo de nuestra Iglesia no nos autoriza a olvidar las dificultades a las que estamos confrontados", añade el presidente de la conferencia episcopal, quien señala que "los signos de la presencia cristiana en la sociedad se atenuan" y que "la transmisión hacia los más jóvenes parece frágil".