Martes, 30 de Marzo de 2010

Lastres, la villa en torno al puerto

Lastres, principal localidad del concejo de Colunga, se apretuja en torno a su puerto pesquero, uno de los más típicos y bellos del litoral asturiano. Que ya es decir. Mientras, el casco histórico de la villa se escalona hasta caer al mar.

PÚBLICO ·30/03/2010 - 09:52h

Ana Müller/Infoasturias - Un laberinto de calles estrechas y empinadas comunican el casco urbano de Lastres, declarado conjunto histórico.

Parece precipitarse el caserío de Lastres en un pronunciado derrumbe hacia el pequeño puerto. Un laberinto de calles estrechas y empinadas comunican su casco urbano, declarado conjunto histórico. Las casas tienen dos o tres alturas como mucho, y son de piedra vista o están revocadas en blanco, casi todas con balcones, galerías acristaladas o corredores sobre tirantes de madera

El núcleo primitivo de la villa estaba en lo que hoy se conoce como Barrio de los Balleneros. El único acceso era entonces un estrecho y peligroso sendero sobre el escarpado acantilado, que hoy aparece ocupado por la gran escalinata que baja hasta el puerto.

La abundancia de pesca en su bahía y la captura de ballenas que pasaban cercanas a su costa llevaron a Lastres a vivir años de esplendor. Esta época, que ocupa los siglos XVI y XVII, se ve aún reflejada en la grandeza de alguna de sus casonas. Perderse por la Calle Real, subir y bajar por las innumerables escaleras del casco, descubrir sus plazoletas llenas de encanto y callejear y descubrir su conjunto arquitectónico popular supone para el viajero una delicia. Habrá descubierto así la iglesia de Santa María de Sábada, o los barrios de La Fontana o La Atalaya, o incluso una torre, la del Reloj.

A primera hora de la tarde las barcas regresan a casa y da comienzo en la lonja la rula o subasta del pescado.

El máximo esplendor pesquero y comercial de esta localidad correspondió a siglos pasados, llegando la villa a tener numerosas embarcaciones destinadas a la pesca del bonito, la sardina, la merluza, e incluso la ballena. El puerto de Lastres, aunque pequeño, aún registra cierto movimiento pesquero. Cuenta además con una lonja donde se venden los pescados y mariscos todos los días de pesca. Su puerto deportivo alberga embarcaciones deportivas durante todo el año.

A primera hora de la tarde las barcas regresan a casa y da comienzo en la lonja la rula o subasta del pescado. Una vez acabada resulta casi inevitable hacer un ronda por los bares del entorno para probar sus sardines a la plancha y sus taquinos de queso de Cabrales, bien acompañados de sidra, escanciada y batida a la antigua usanza.

En el lugar conocido como Prau el Picu, al que se llega a través de la aldea de Luces, localizada a 5 kilómetros al oeste de Lastres, se halla el faro. Está situado en el Cabo de Lastres, un discreto saliente costero, desde el que se domina una excelente vista hacia poniente de los acantilados que se extienden hasta la playa de Rodiles y el faro de Tazones, que se divisa a simple vista. Hacia el este alcanza la vista hasta punta Misiera, que oculta la villa de Lastres.

Noticias Relacionadas