Viernes, 26 de Marzo de 2010

El drama de la memoria sometida por la culpa

Antonio Soler reflexiona sobre el paso del tiempo, la infidelidad y el papel de la memoria en su nueva novela, 'Lausana'

P. H. R. ·26/03/2010 - 08:25h

P. H. R. - El escritor Antonio Soler.

Al escritor Antonio Soler le gusta dejar las cosas claras desde el arranque: "Quien recuerda, miente", es la cita de Caballero Bonald, que sobresale de su novela antes de que la protagonista de unos 70 años se suba a un tren a Lausana. Como si de la magdalena de Proust fuera, el tren que monta Soler es un motivo para repasar una vida entera, con sus decepciones y sus alegrías. Pero sobre todo con sus decepciones, porque como él mismo reconoce, ha escrito "un drama".

En su nueva novela, Lausana (Mondadori), reflexiona sobre el paso del tiempo, la infidelidad y el papel de la memoria: "Los recuerdos no tienen una organización narrativa lineal y eso me interesaba. Quería dar retazos de la vida de ella, con sus hitos más convulsos, no hacer un recorrido exhaustivo por su vida, a la manera de las novelas del siglo XIX", explica. Ella no se libra de las heridas de la memoria, ni de la culpa: "Al final del viaje concluye que todos somos inocentes, nadie es culpable. No somos perversos infieles, simplemente buscamos la luz en todo el absurdo".

"El ejercicio de la memoria es necesario y doloroso. Si prescindimos de ella, nos perderemos", dice para contar que la memoria no cierra heridas, que eso sólo ocurre con el tiempo, "como ocurre en geología".