Viernes, 26 de Marzo de 2010

El PP en Bruselas arropa a su portavoz y dice que le cree más que al Ejecutivo

Rajoy da a la prensa la callada por respuesta y cree que es un "tema pasado"

D. BASTEIRO / G. LÓPEZ ALBA ·26/03/2010 - 00:15h

diego crespo - Mariano Rajoy, ayer en Bruselas.

El PP sigue guardando las espaldas de Jaime Mayor Oreja. En mayor o menor medida. Ayer, sus compañeros españoles de grupo en el Parlamento Europeo defendieron que el eurodiputado es "una persona honorable y un político que en su lucha contra el terrorismo siempre dijo la verdad", y que por tanto, si "de lo que se trata es de creer a Jaime Mayor o al Gobierno de [José Luis Rodríguez] Zapatero", ellos no tendrán "duda": están "y estarán" con su portavoz.

La opinión de la delegación española del Grupo Popular Europeo se plasmó ayer por escrito, en una carta remitida a sus homólogos socialistas. Estos a su vez, remitieron una misiva el miércoles a todos los eurodiputados, informándoles de que las afirmaciones de Mayor son "falsas y sólo buscan hacer daño al Gobierno en su tarea de acabar con el terro-rismo de ETA". Los socialistas españoles calificaban el argumentario del eurodiputado conservador de "delirante".

Pues bien, la delegación española del PP escribe que Mayor "ni miente ni calumnia" cuando apunta a que el Gobierno está negociando con ETA. Sostiene que la Eurocámara "es testigo de excepción" de la pretensión de Zapatero de "intentar legitimar y validar" el anterior proceso de paz. También acusa al PSOE de romper "de forma unilateral" el Pacto Antiterrorista con el PP y de aprobar una resolución en el Congreso en 2005 de apoyo al diálogo con la banda terrorista. "El presidente del Gobierno tiene ahora la oportunidad de declarar que el Gobierno considera revocada la autorización" que recibió de la Cámara baja "para establecer contactos con la banda".

Desautorización a Cospedal

Mariano Rajoy intentó ayer evadir a los periodistas. Y, desde luego, no hizo aquello que le reclamó Zapatero. Durante una breve comparecencia a su llegada a la reunión del Partido Popular Europeo rechazó todas las preguntas sobre esta cuestión, que considera un "tema pasado". Poco antes, durante una conversación informal con varios periodistas en el aeropuerto de Bruselas, ya había anticipado su determinación de no responder a ninguna nueva cuestión. "Ahora viene la Semana Santa", apuntó ante la posibilidad de que Mayor Oreja insista en sus acusaciones.

En lo que sí se mostró rotundo fue en dejar claro que la posición del PP la encarna él, que ha evitado desautorizar a su portavoz en la Eurocámara, y no la secretaria general, Dolores de Cospedal, ni el líder del PP vasco, Antonio Basagoiti, que se han distanciado abiertamente de Mayor: "Yo soy el presidente del partido", dijo.

Ya en España, Javier Arenas y Manuel Fraga divergieron en sus interpretaciones. El presidente del PP andaluz arropó sin ambages a Mayor. Desde Málaga, solicitó "respeto" para el eurodiputado y recordó que en otras ocasiones en las que se ha pronunciado sobre temas ligados a ETA "acertó".

El presidente fundador del PP, en cambio, discrepó de Mayor abiertamente. "Espero que no sea verdad, que se haya equivocado", subrayó Fraga en un desayuno informativo organizado por el Fórum Europa en Madrid. "Sería en este momento un crimen" que el Gobierno dialogara con ETA porque ahora la banda se halla "en plena decadencia" y porque el PP apoya al PSOE en el Gobierno de Euskadi, argumentó a preguntas de la prensa.