Jueves, 25 de Marzo de 2010

España pedirá la extradición de Arregui

Un juzgado de Huesca investiga ya la primera denuncia

RAMIRO VAREA ·25/03/2010 - 22:00h

EFE - El religioso español José Ángel Arregui.

La Justicia española solicitará a Chile la extradición del religioso José Ángel Arregui Eraña en cuanto cumpla los 605 días que le restan de pena en una prisión chilena. Arregui, de 53 años, y miembro de la congregación francesa Clérigos de San Viator, fue condenado anteayer a 817 días de cárcel por un juez de Santiago de Chile por posesión de pornografía infantil.

Fuentes judiciales confirmaron ayer que el Juzgado de Instrucción número 9 de Madrid ha abierto una investigación contra el religioso por presuntos abusos sexuales a menores y producción de pornografía infantil. Arregui se encuentra en prisión preventiva desde agosto de 2009, cuando fue arrestado por la Brigada del Cibercrimen de la policía chilena. En el momento de su arresto, Arregui tenía en su poder 134 CD y ocho DVD con fotografías y vídeos de sexo explícito de adultos con menores y de menores entre sí.

El material fue analizado por la Policía Nacional y la Guardia Civil, que identificó que fueron grabadas en los gimnasios de tres colegios de Madrid, Álava y Vizcaya donde trabajó Arregui. Las autoridades consiguieron identificar a 15 víctimas de esos abusos, perpetrados entre 1990 y 2005. De momento, no consta ninguna denuncia por parte de ninguna de las víctimas que aparecen en ese material pedófilo, pero fuentes del caso admiten que "el juez pedirá su extradición a Chile porque los vídeos han sido grabados aquí, en España".

Tocamientos a niños

Hasta ahora, sólo consta una denuncia contra este religioso en España. La interpuso un ex alumno del Colegio San Viator de Huesca, quien acudió la semana pasada a una comisaría de la ciudad aragonesa, tal y como informó Público hace una semana. El denunciante afirmó que fue sometido a diversos tocamientos ocurridos en el curso 1992-1993. La víctima, I.G.F., que hoy tiene 25 años, era entonces un niño. Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) confirmaron este jueves que la denuncia llegó a los juzgados de Huesca el pasado lunes.

I. G. F. asegura que Arregui, que entonces era su tutor, le llevó a la sala de lectura del colegio, donde le realizó los presuntos tocamientos. El TSJA también avanzó que, según la versión de la víctima, el religioso grababa con una cámara de vídeo a los alumnos del colegio en sus actividades normales de clase, deporte o exámenes.

Ahora el juez deberá comprobar si aprecia o no delito, y si éste ha prescrito o no. Si no lo hubiera hecho, se sumaría a otras posibles causas contra Arregui que pudiera haber a nivel nacional.

Los clérigos de San Viator admitieron la semana pasada, cuando se destapó el escándalo, que el religioso pertenecía a su comunidad. En una carta, reconocieron estar "consternados" ante los hechos y anunciaron que le expulsarían de la congregación si se demostraba que había cometido alguno de los delitos que se le imputan. "Todo nuestro trabajo se ha visto cuestionado en décimas de segundo por una serie de actividades que condenamos sin el más mínimo paliativo", podía leerse ayer en la página web que el colegio tiene en Madrid.