Jueves, 25 de Marzo de 2010

Abdalá II de Jordania asegura que el proceso de paz está en una "encrucijada"

EFE ·25/03/2010 - 09:41h

EFE - Foto del 23 de julio de 2009 que muestra a un motociclista pasando por el antiguo hotel Shepherd en el barrio de Sheikh Jarrah de Jerusalén (Israel). El ayuntamiento de Jerusalén ha dado permiso para construir 20 viviendas en Jerusalén este, el mismo día en el que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el presidente estadounidense, Barack Obama, se reunieron en la Casa Blanca, informa la prensa israelí hoy, miércoles 24 de marzo de 2010. Según la versión digital del diario Haaretz, los apartamentos para familias israelíes se levantarán en el solar del hotel Shepherd y forman parte de un proyecto del millonario judío americano Irving Moskovitz, vinculado con los ortodoxos radicales.EFE/JIM HOLLANDER

El rey Abdalá II de Jordania ha asegurado que el proceso de paz en Oriente Medio se encuentra en una "encrucijada" debido a la determinación de Israel de continuar con las construcciones de asentamientos en Jerusalén este.

"El proceso de paz se encuentra en una encrucijada porque la gente está hastiada de un proceso interminable que no da ningún resultado", dijo el monarca en una entrevista concedida a los redactores-jefe de los diarios jordanos y publicada hoy.

Abdalá agregó que el mundo se encuentra ante un momento decisivo y subrayó: "podemos conseguir un proceso real, rápido y tangible para resolver el conflicto sobre la base de la solución de los dos Estados (uno palestino y otro israelí) o podemos entrar en un nuevo ciclo de conflicto y violencia en el que el mundo entero pagará el precio".

Las declaraciones del monarca jordano se producen dos días antes de la cumbre anual de jefes de Estado de la Liga Árabe que este año se celebrará en Libia, en la que se espera que se tome una decisión sobre la continuidad de la iniciativa árabe de paz.

Esta propuesta, adoptada por la Liga Árabe en la cumbre de Beirut de 2002, ofrece a Israel un reconocimiento de todos los Estados árabes a cambio de su retirada de territorios ocupados durante la guerra de 1967, incluido Jerusalén este.

El rey Abdalá declaró que Israel está "jugando con fuego" al proseguir con sus acciones unilaterales en Jerusalén este, e insistió en que continuaban abiertas las opciones políticas, diplomáticas y legales para abordar esas "violaciones israelíes".

"En todas las reuniones que he mantenido con representantes israelíes, estadounidenses e internacionales he advertido de que la continuación de esos ataques contra Jerusalén y los lugares santos incendiarán la región. Jerusalén tiene un lugar especial en los corazones de los palestinos, jordanos, árabes y musulmanes", dijo.

Jordania firmó un acuerdo de paz con Israel en 1994 que reconoce el derecho de Ammán a velar por los lugares sagrados cristianos y musulmanes situados en Jerusalén este.

La oposición jordana, liderada por los Hermanos Musulmanes, está presionando al Gobierno jordano para que suspenda el acuerdo de paz de Wadi Araba en respuesta a la negativa de Israel de detener la construcción de asentamientos.